Desde el sábado 29 de junio no hay sanitarios en la escuela Ricardo Báez de Las Heras por problemas en el tanque de agua. Por la falta de condiciones de higiene y seguridad los padres no mandan a sus hijos a ese establecimiento. La Dirección General de Escuelas no dio fecha concreta de finalización de los arreglos pero tampoco suspendió las clases. Padres y madres se autoconvocaron para reclamar públicamente en la puerta de la escuela.

Foto: Prensa SUTE

No hay agua en la escuela Ricardo Báez por pérdidas en los tanques y cañerías. Infraestructura de la DGE ordenó cortar el agua cuando directivos y supervisión informaron el problema. Desde la regional, en comunicación con Infraestructura, no dieron fecha concreta para solucionar el inconveniente.  Tampoco  suspendieron las clases y obligan a celadores a llevar agua en baldes -desde una canilla- para las tareas de cocina, limpieza, higiene de baños, etc., algo que resulta insuficiente y no está contemplado dentro de las tareas de mantenimiento del edificio.

Este martes al mediodía padres y madres autoconvocados se hicieron presentes en la puerta de la escuela para reclamar explicaciones, ya que la DGE no suspende las clases a pesar del riesgo sanitario que conlleva la falta de provisión de agua corriente. “Esto es un tema político. No quieren suspender las clases para que los niños cumplan los 180 días de clases, ¿pero en qué condiciones?” dijo la vicepresidenta de la cooperadora, una madre que ha pasado generaciones enteras en esta escuela porque todos sus hijos fueron alumnos. “Hace 20 años que hay problemas con el tanque de agua. El año pasado vinieron los papás de la escuela a limpiarlo porque todos los niños se habían enfermado y no mandaban a nadie para hacer el mantenimiento”, contó indignada.

Foto: prensa SUTE

Por el relato de los padres y madres, queda en evidencia que han sido numerosas las ocasiones en que la DGE no respondió a las necesidades de esta escuela y la propia cooperadora tuvo que acarrear con gastos y arreglos para contar con las condiciones mínimas para que los niños y niñas pudieran asistir a clases. “El año pasado la escuela estuvo un mes sin luz durante el invierno, la cooperadora juntó el dinero e hizo el arreglo. En otra ocasión en la que la escuela se quedó sin celadores, los papás vinieron durante cuatro días a limpiar los grados; los papás del jardín hicieron toda la conexión eléctrica nueva porque nunca vino nadie más a hacerlo; este año juntamos dinero para que los chicos de cuarto grado tuvieran ropa decente para jurar la bandera”.

“La DGE manda solo mil pesos por mes para limpieza. Nosotros compramos cif, lavandina, trapos. También hace poco les sacaron la copa de leche a los niños, les dan leche solo los lunes y el resto de la semana una mandarina o un mate cocido. ¿A vos te parece que una criatura que pasa la noche sin dormir puede venir a la escuela y comer solo una mandarina?”, comenta otra madre que tuvo que advertir con llamar a los medios para que se hiciera presente Infraestructura en la escuela.

Foto: El Otro

“Si la provincia no se puede hacer cargo, que se haga cargo el municipio. El intendente Orozco hace un mes vino a entregar camperas cuando los chicos ya tenían camperas propias. Les entregó medallas, les regala viajes y los chicos se están cagando de hambre. No traigas camperas, trae zapatillas para los chicos que no tienen y quieren jurar la bandera”, reclama otra madre. Las personas que brindaron su testimonio a EL OTRO, único medio presente en el lugar, no se animaron a brindar sus nombres por miedo a represalias contra sus hijos. “Ya me ha pasado en otras ocasiones que he cortado la calle para reclamar por arreglos en la escuela y después te tildan de piquetera y se la agarran con los niños”, explica una mamá.

Durante el reclamo en la puerta de la escuela, se hizo presente la ingeniera de Infraestructura de la DGE, Sonia Fabiancic, quien explicó que ya “había tres personas trabajando en el tanque de agua, que será removido y reemplazado y que probablemente esté listo el arreglo para fines de esta semana”. Cuando fue consultada por los padres y madres acerca de un posible arreglo de todas las cañerías de la escuela, Fabiancic se excusó diciendo que “por el momento no hay plata”.

También se hizo presente en el lugar la secretaria gremial de Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) Las Heras, Vanina Frecentese, quien acompañó el reclamo de padres y madres: “la línea política del gobierno exige los 180 días de clases y de ahí no se corren, por eso no quieren suspender las clases”.

🔴 MÁS ALUMNOS SIN EDUCACIÓNNiños y niñas de la escuela Ricardo Báez de Las Heras no asisten a clases por falta de condiciones sanitarias básicas.www.elotro.com.ar#EstamosEnLaCalle

Posted by El Otro Diario on Tuesday, July 2, 2019

Los padres y madres están conformes con el accionar del director del establecimiento, Víctor Meilan, y las docentes, ya que manifiestan que hacen tanto esfuerzo como ellos para que los chicos tengan un lugar adecuado para cursar. El reclamo es muy claro: exigen ser escuchados y atendidos por la DGE, que no responde ante una emergencia sanitaria que podría traer consecuencias muy graves a la salud de los niños, como lo sucedido hace dos días en escuelas de Uspallata, donde 60 personas terminaron internadas por intoxicación, tras una deficiente desinfección y posterior negativa a suspender las clases.

“Infraestructura vino hoy porque yo ayer llamé y dije que íbamos a cortar la calle e íbamos a llamar a todos los medios”, dice una madre y agrega: “se nota mucho la falta de respeto y la falta de compromiso del gobierno con las escuelas”.

 

Cuando el gobierno te intoxica

#BastaDePersecución: La CTA y el SUTE denuncian a funcionarios de la DGE

Todes no, McDonald’s sí