Las Gardenias se presentarán este sábado 5 de octubre a las 22 hs en el espacio cultural autogestivo La Higuera. Las cinco mujeres que integran el conjunto musical brindarán su repertorio en medio de muestras artísticas y ofertas culinarias abiertas.

Fotos: Cristian Martínez

Ana Brenan, Fernanda Eneida, Ayelén Castillo, Julieta Valle y Bianca Pereira son las mujeres que se encontraron en la música meses atrás y por estos días transitan sus primeros encuentros con personas de distintos escenarios. EL OTRO dialogó con Ana y Bianca de cara a la presentación del sábado en La Higuera.

Gentileza

¿Cómo empezó esta banda?

Ana: Allá por finales del año pasado empezamos un proyecto con mi hermana en el que, a distancia, compartimos música e ideas que cada una iba teniendo tratando de que se abriera a otras mujeres que quisieran participar. Desde principios de este año se empezaron a sumar otras mujeres y ahora somos cinco.

El nombre tiene que ver con la flor y el contacto con la naturaleza y la Pachamama, a la vez que también pensamos en la sororidad de las mujeres que nos encontramos.

Tocamos temas de las tres cantautoras que integramos el quinteto, relacionados al feminismo y a nuestras experiencias. Sin ser músicas egresadas de la academia tenemos nuestras trayectorias: la Fer como solista e integrante de algunas bandas, Bianca desde La Pérgola, o la murga Doña Sorora. Todo se ha ido ensamblando y quizá seamos no binaries en lo musical.

¿Hay un crecimiento de los espacios de mujeres?

Bianca: Yo creo que, por lo menos acá en el centro de Mendoza, con el cierre de muchos espacios culturales, han brotado nuevas ideas desde la autogestión y desde el feminismo y una visión bastante crítica de hacer cultura para con las formas hegemónicas.

Estos brotes creo que han reunido a distintas disciplinas que se vienen dando como la lectura de poesía, slams poéticos, la pintura en vivo. Veo que hay una nueva disposición de las artes que venían un poquito disociadas o con una preminencia de la música en vivo por sobre las otras disciplinas, y ahora se está abriendo y ramificando el arte desde lo horizontal y colectivo que es una forma feminista de construir para circular lo que hacemos a través de las redes que tejemos.

Además, todo el tiempo también estamos pensando en hacer y abrir los espacios para que siempre puedan participar las mujeres que quieran.

Gentileza

Silvia Federicci pondera las redes que se tejen en Argentina ¿Estas redes de las que hablamos se ramifican en la cultura para resistir la violencia desde el colectivo?

Bianca: Yo creo que sin una red que contenga a las mujeres que elige y decide empezar a hacer arte y abrir nuevos caminos, rompiendo estructuras, no se puede. Porque sabemos que las mujeres cumplimos muchos roles de cuidado, atravesando múltiples violencias que sin esa red que sostiene no se podría. Nos sostenemos entre todas cuando coordinamos los horarios de ensayo o cuando nos necesitamos en cuestiones que no necesariamente pueden ser artísticas.

Son espacios de búsqueda, contención y de abrazarse y sanar muchas cosas para sostener la lucha más cotidiana y que permitan el surgimiento de estos proyectos artísticos.

¿Qué les genera a ustedes el contacto de sus producciones e interpretaciones con personas en escenarios?

Ana: Este de La Higuera va a ser nuestro cuarto toque y la verdad es que la experiencia es muy buena, con una recepción especial con las mujeres jóvenes y grandes a las que les llega el mensaje que tenemos para contar y vibran con nosotras en el vivo, porque lo que cantamos es sentido porque ha salido de nuestros cuerpos.

Creo que estamos en una etapa bisagra en la que empezamos a producir más los temas, nos ilusionamos con algunas maquetas y con grabar algunas canciones, y, si bien nos interesan los toques que nos van surgiendo también sentimos que está macerando el proyecto.

En paralelo a este toque en La Higuera había salido otro pero decidimos darnos el tiempo para hacer esto que sentimos más íntimo, más cuidado con 60 personas como máximo en un lugar hermoso con una energía bárbara. Más adelante seguro visitaremos otros escenarios pero siempre desde la lógica del cuidado sin competir con nadie y dando lo que podemos y queremos dar.

¿Supone un esfuerzo extra el sostenimiento del espacio?

Ana: Sí. Todas tenemos trabajos distintos y esto lo hacemos por pasión, gusto y amor y tenemos que dedicarle tiempo que nos implica un ensayo semanal y cerca de los toques son más ensayos también. A veces son reuniones en paralelo, más ensayos con el bajo que es un instrumento con el que nos estamos amigando.

Además también está la preparación para el toque, la difusión, tratando de hacer notas, siempre desde la autogestión y con la ayuda de muchas personas como la increíble artista plástica que es amiga de Las Gardenias (Carla Santilli) que, además de poner a disposición ese hermoso lugar que está preparado para recibir amorosamente a quien viene, también nos dio una mano en la difusión.

 

 

La dirección de La Higuera se solicita por privado(011 15-5576-7307). Costo de entrada popular.