Sin posibilidad de reelección y ninguneado por el macrismo, Alfredo Cornejo no tuvo más opción que encabezar la lista de diputados nacionales de Juntos por el Cambio, que irá colgada de la fórmula Macri-Pichetto. Aunque su anterior paso parlamentario dejó mucho que desear y no hay registro de su voz en el recinto, otra vez el dirigente radical se asegura una banca en el Congreso. ¿Podrá esta vez superar su baja performance legislativa de 2006 y 2007?

Investigación especial de EL OTRO.

Captura de pantalla: Unidiversidad | 5/7/2017

“Si medimos la productividad para otros empleados públicos, por qué no hacerlo para los legisladores”, reaccionó el gobernador Alfredo Cornejo, en julio de 2017, cuando senadores justicialistas se negaron a dar quórum para tratar dos proyectos que él envió a la Legislatura.

Cornejo propuso entonces una suerte de “ítem banca” para castigar a los opositores. “Tenemos que buscar un mecanismo, ante la falta de autorregulación de los legisladores, para que cumplan con sus responsabilidades”, insistió el mandatario y amenzó: “Día no trabajado será un día descontado”.

Foto de archivo: Coco Yañez
Legislatura de Mendoza.

Aunque la bravuconada de Cornejo no prosperó, resulta interesante utilizar su perspectiva, ahora que el gobernador aspira a una banca en el Congreso, para analizar su anterior paso por Diputados. EL OTRO rastreó archivos del parlamento de 2006 y 2007 para evaluar retrospectivamente la productividad de nuestro legislador.

Qué miseria… solo una ley

Cornejo en la foto de archivo de la Cámara de Diputados.

Antes de ser gobernador e intendente de Godoy Cruz, el sancarlino fue diputado nacional por Mendoza. Asumió su banca en diciembre de 2005 y la abandonó a fines de 2007, momento en que se hizo cargo de la conducción de la comuna godoycruceña.

Cornejo presentó 41 proyectos en la Cámara de Diputados: 33 en 2006 y solamente 8 en 2007, la mayoría de estos últimos resoluciones burocráticas vinculadas a su licencia provisoria para ocupar el Ministerio de Seguridad del gobierno de Julio Cobos.

Cámara de Diputados
Foto de archivo: Fernando Sturla | Télam

En dos años el diputado radical por Mendoza fue autor de solo 26 iniciativas legislativas (una en promedio por mes calendario) y acompañó con su firma a otros 15 proyectos de diputados kirchneristas y de su bloque.

La bajísima actividad parlamentaria de Cornejo dejó como legado para el país la sanción de una sola ley. La única y breve norma de su autoría modificó dos artículos del régimen que regula el impuesto al gas oil.

Fuente: Cámara de Diputados de la Nación
Proyecto de ley presentado por Cornejo en 2006.

Entre los 22 proyectos de resolución y declaración con la firma –sola o acompañada- de Cornejo, el legislador solicitó informes al ejecutivo sobre el “listado completo de trámites de cambios de domicilios registrados en el departamento de 9 de julio de la provincia de San Juan”; rindió homenaje al poeta y cantor mendocino Hilario Cuadros; pidió que se declare de interés parlamentario al Congreso Argentino de Accidentes de Tránsito, la IX Olimpíada Geográfica Argentina y el programa radial Cenas de Gala de Cacho Bouza, entre otros.

Además, Cornejo elevó proyectos de resoluciones –que no fueron aprobados- para celebrar el 67 aniversario de creación de la UNCuyo, solicitarle a la presidencia que realice la “doble vía en Ruta Nacional 7, tramo Santa Rosa-Desaguadero, provincia de La Pampa” y sume a la Ciudad de Mendoza y su sistema de acequias y canales en la “Lista tentativa nacional” para su incorporación al patrimonio mundial de la UNESCO.

El licenciado que no vota ni habla

Votos de Cornejo desde diciembre de 2005 a diciembre de 2007.
Fuente: Cámara de Diputados de la Nación.

Evidentemente, los números de proyectos presentados son insuficientes para evaluar positivamente la productividad de Cornejo durante su gestión legislativa. También fue mediocre su participación en las comisiones y en el recinto.

Cuando se analiza en profundidad el devenir de las sesiones sobresale la ausencia del legislador mendocino al momento de levantar –o no- la mano para la aprobación en general y/o en particular de los proyectos tratados (ver el detalle aquí). Desde que asumió hasta su renuncia, el diputado Cornejo votó 144 veces por la afirmativa, 51 por la negativa, se abstuvo 16 veces y se ausentó en 355 casos. Según los archivos oficiales, nunca dijo una sola palabra.

Jimena Latorre y Alfredo Cornejo encabezan la lista de diputados nacionales de la alianza PRO-UCR en Mendoza.
Foto: Cambia Mendoza

El silencio en los debates y la ausencia serial a la hora de votar marca una pauta insoslayable para ponderar la labor legislativa paupérrima del ahora reincidente candidato a diputado nacional. Esperemos que se “autorregule” para la próxima y cumpla con sus responsabilidades, tal como les exigió a los senadores opositores hace apenas dos años.

 

Errores políticos garrafales

 

La otra ola polar que llegó a Mendoza