Mendoza -

La celebración del nacimiento de Gardel tendrá el tono del Microtango. Este domingo en La Colombina, el colectivo artístico mendocino estrena disco y documental.

Fotos: Seba Heras

En 2016 sacábamos nuestros boletos para subirnos al Microtango, el espacio de la nueva escena tanguera de Mendoza. Exactamente un año más tarde, el colectivo artístico tendrá una importante parada en en Centro Cultural La Colombina: Luciana Scherbosky, Kathi Mansilla, Jero Flores, Paula Bilen, Leo Neirotti, La Revancha y Elbi Olalla subirán al escenario para presentar un compilado de viejas y nuevas canciones de este género popular y compartirán el audiovisual de Jorge Aregall que documenta el crecimiento de una movida cultural empujada por el músculo solidario de la autogestión.

Otra vez fue una plaza de la Ciudad de Mendoza -la España- el lugar de reunión que elegimos para charlar con algunos de los protagonistas del festival del próximo domingo. “¿Para qué grabar un disco?”, fue la primera pregunta/provocación que arrojamos y Luciana Scherbosky recogió el guante: “El disco Microtango tiene una parte de repertorio contemporáneo y una parte de antaño, que no es necesariamente tango clásico. Pareciera que el tango clásico son unas cuarenta canciones de los años 30, pero en realidad hay un montón más que nadie cantó jamás y que a nosotros nos interesa recuperar. En este género, grabar te permite dejar registro de esas canciones para que las escuchen nuevas generaciones y que no se corte el hilo”.

Kathi Mansilla y Luciana Scherbosky.

¿Cuál es el diálogo entre aquellos tangos y los del siglo XXI?

Laura Lorenzo: Lo interesante de la convivencia entre tango clásico y nuevo es que se puede producir hoy. Durante años el tango en Mendoza estuvo bastante bastardeado, discriminado como género, y este primer compilado de tango mendocino, que tiene la genialidad de mezclar temas nuevos con otros del repertorio clásico, lo que intenta hacer es que comulguen. Eso se puede dar hoy mismo, en este contexto donde hay libertad para hacerlo, está permitido y está bien.

Kathi Mansilla: El diálogo que hay entre el tango de hoy y el tango de todos los tiempos se da porque el tango siempre dice, refleja lo que está pasando, tanto las cosas personales de los individuos como también de la realidad social.

Luciana Scherbosky: Además el tango dice de una manera que te pega un piñón en la cara. Todo el arte dice pero todos coincidimos, después de haber cantado otras músicas, en que hacés tango y decís: ‘¡Ya fue! Quiero hacer esto’.

Trilce Giles.

Los Microtango explican que el disco, que estará disponible en todas las plataformas on line más difundidas hasta que puedan reunir el financiamiento que permita grabar el “físico”, es una muy buena manera de poder “exportar” lo que está pasando acá. “Una grabación abre puertas y es una carta de presentación para mostrar qué se está haciendo como género en nuestra provincia. Afuera hay conciencia sobre lo que está pasando en Mendoza y tener un disco es una manera muy concreta de poder compartirlo”, nos dicen sonrientes sentados en el banco de la plaza, como esperando lo que viene.

Laura Lorenzo.

 

Leo Neirotti.

 

 

Más allá de la vieja discusión sobre qué es y qué no es tango, ¿por dónde pasa lo nuevo en este género tan diverso?

Leo Neirotti: A un tango escrito hace 40, 50 o 60 años lo interpretás de una manera “evocativa” y le encontrás sensibilidad, te puede conmover, pero la diferencia de cantar algo o interpretar lo que te sucede ahora es que te permite no evocar sino representar la actualidad con tus propias letras, las de un amigo o autores cercanos muy valiosos.

Kathi Mansilla: Hay muchas letras que cantamos ahora y que no nos parecen escritas en otra época. Hay cuestiones que encontramos en el ciudadano de ese momento, que están reflejadas bien crudamente en el tango, que tienen puntos en común con lo que nos pasa a nosotros ahora. En la postmodernidad, medio que el paradigma es que el arte puede ser cualquier cosa y en el tango esta idea se ve reflejada, se quiera o no. Tenemos todo el paso del arte, en este caso del tango, para traerlo al presente. El tango como lo hacía Salgán, con electrónica o atonalidad puede ser mi tango ahora. Todo está permitido mientras sea genuino, sea visceral, mientras conserve esa crudeza que es única en el género.

Luciana Scherbosky: Nosotros no estamos enemistados con el tango clásico. La generación del tango que nos antecede en cambio tuvo distintas etapas, donde al comienzo hubo cierto conflicto con lo que venía y luego comenzaron a componer tangos nuevos. Además, por ejemplo, ya no sentimos la necesidad de explicar por qué somos mujeres y hacemos tango.

Aunque no cualquiera hace tango, tiene una riqueza artística y técnica compleja de abordar…

Trilce Giles: Yo pasé por muchos géneros, como el rock y el blues, pero el tango ha sido algo que traje en mi vida y ahora, desde hace un año, estoy más comprometida con el género. Supone todo un desafío interpretativo y técnico, podés tener la mejor voz, la mejor afinación y el mejor registro, pero la “voz tango” no la tiene cualquiera. Lo mismo pasa desde el instrumento, tiene cuestiones técnicas y mucho acento del género que no lo ves en absoluto en otros. Eso te lleva a un estudio bastante grande para llegar a esa sonoridad tan particular.

Laura Lorenzo: El tango en su todo tiene un peso específico que hace imposible que sea banal. Desde lo compositivo, poético e interpretativo, hay un conjunto de cosas que tienen mucho peso. No se trata de decir qué es tango y qué no lo es, o si otro género es banal o no es banal, simplemente me parece que es distinto y creo que, desde su origen, atravesó el estigma de la sociedad en todos los aspectos: la pobreza, los prostíbulos, la tristeza, la soledad, también la alegría y la milonga. Justamente, como atraviesa lo profundo de la sociedad, no podría caer nunca en la banalidad, aunque lo quisiéramos, aunque lo intentáramos. Hasta lo gracioso y jocoso dentro del tango tiene un mensaje muy fuerte.

¿Hay tango para rato?

Leo Neirotti: Hay un abanico tan gigante de tango que me sigue sorprendiendo, viejo y nuevo. Cada uno de nosotros nos vamos a ir de este mundo sin interpretar un ápice de lo que hay. No nos alcanzarían cinco vidas para escuchar lo que se hizo y se sigue haciendo.

 


 

FICHA:

Domingo 10 de diciembre 20hs, puntual.
Centro Cultural La Colombina. Balcarce 220, 5501 Godoy Cruz.

MICROTANGO:
Luciana Scherbosky
Paula Bilen
La Revancha TANGO
Kathi Mansilla
Jero Flores
Leo Neirotti
Elbi Olalla

INVITADOS ESPECIALES:
Moltisanti – Martinez – Flores, “Trío Tango”
Javier Franco
Javier Ledda
Felipe Echagüe
Emanuel González
Daniel Perez Ibarburen
Miguel Ángel Greco
Sebastián Kusselman
Diego López Páez

DOCUMENTAL MICROTANGO: realizado por Jorge Aregall

Ilustraciónes de Marino Mari
Collage de Cecilia Mumi Bilen
Fotografías de Seba Heras
Comidas, vinos y milonga.