A principios de su gestión, el Secretario de Cultura de Mendoza, Diego Gareca, despidió a 42 trabajadores contratados y denunció penalmente a su antecesora, Marizul Ibáñez, por presuntas irregularidades en esas contrataciones eventuales. A dos meses de dejar su cargo, el mismo funcionario de Cultura sigue contratando a amigos y correligionarios bajo la misma modalidad que cuestionaba. Conocé el caso del “asistente” de Gareca que cobró $3500 por día.

Investigación de EL OTRO

El 20 de enero de 2016, el secretario de Cultura, Diego Gareca, y el subsecretario de Justicia, Marcelo D’Agostino, se presentaron en la Fiscalía de Delitos Complejos para denunciar irregularidades en 42 contrataciones eventuales realizadas entre 2011 y 2015.

“Se trata de contratos que caducaron el 31 de diciembre y que se encontraban en distintas dependencias de la Secretaría”, denunció Gareca y precisó: “los trabajadores contratados de esta manera no contaban con seguro, ART, ni obra social. Cobraban cada tres meses. Se fijaba un monto fijo cada 30 días que se multiplicaba por tres y se percibía recién al cabo del tercer mes. Estas personas obtenían, en promedio, 30.000 pesos cada 90 días y facturaban a través de asociaciones”.

Fuente: Unidiversidad | 20/1/2016.

La denuncia fue presentada ante los medios de comunicación como el comienzo de la lucha contra “el kirchnerismo residual”, poniendo en la mira a la exministra de Cultura Marizul Ibáñez.

Un año más tarde, el Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados denunció penalmente a Gareca por malversación de fondos públicos, por realizar las mismas prácticas de contrataciones que el jefe de Cultura le reprochó a la gestión anterior.

Ambas investigaciones judiciales quedaron en la maraña de la burocracia judicial que se lo devora todo. Sin embargo, a casi dos meses de dejar su cargo, el cuestionado secretario de Cultura del gobierno de Alfredo Cornejo insiste con el modus operandi del fraude para beneficiar a amigos y correligionarios radicales.

EL OTRO pudo acceder a abundante documentación que demuestra una práctica sistemática de irregularidades administrativas que daremos a conocer en próximas ediciones de este diario. Hoy nos centraremos en un caso paradigmático que ilustra sin sutilezas el escandaloso grado de arbitrariedad en la administración del dinero de todos los mendocinos y mendocinas.

Gareca en un acto proselitista en San Martín. A su izquierda: "Japonés" González; a su derecha: la concejala de Godoy Cruz Mariana Zlobec.
Foto: Facebook Mariana Zlobec.

A partir de testimonios y documentación oficial, EL OTRO pudo reconstruir las actividades de Rubén Carmelo González, un reconocido militante radical y amigo personal de Gareca, quien, no obstante encontrarse jubilado, facturó a Cultura $232.600 durante 2019.

En seis expedientes a los que pudo acceder este diario, Gareca autorizó la contratación eventual de González como “asistente” para las siguientes actividades oficiales, por los montos que se detallan en cada caso: Verano de Culillos ($16.000), Jazz en el Lago ($34.000) Música Clásica por  los Caminos del Vino ($48.600), Vacaciones de invierno ($32.000), Mendoza Baila Tango ($67.000) y Feria del Libro ($35.000).

Fuente: Secretaría de Cultura.

 

Uno de los números más curiosos que surge de la documentación analizada es la cantidad de días de servicios de González que contrató Cultura. Las seis actividades acumularon 66 jornadas de trabajo, es decir, que el amigo de Gareca recibió un promedio de $3524 por día.

 

Fuente: Secretaría de Cultura.

Estos son los datos que se pueden extraer de la formalidad de los expedientes, aunque habría un entramado informal que no está reflejado en las piezas administrativas. Diferentes fuentes de Cultura señalaron a EL OTRO que en estas contrataciones de Gareca “se dan los típicos casos que él denunció de la gestión anterior para meter a su gente por la ventana, sin concurso”.

“Sacá la cuenta, dividí el total de las seis facturas del ‘asesor’ de Gareca por los nueve meses que ya pasaron del año y te va a dar el sueldo por mes que en realidad cobra”, sugirió una experimentada funcionaria para evidenciar que el trabajador jubilado en realidad percibiría un salario “en negro” de $25.000 mensuales “disfrazados” en facturas fraccionadas. O sea, el truco residual que Gareca denunció apenas asumió su gestión.

Fuentes:

Verano de Culillos
Contrato | Factura

Jazz en el Lago
Contrato | Factura

Música Clásica por  los Caminos del Vino
Contrato | Factura

Vacaciones de invierno
Contrato | Factura

Mendoza Baila Tango
Contrato | Factura

Feria del Libro
Contrato | Factura

 

 

Gareca le paga $100 mil a una troll radical

A mi suegra con cariño

La caja negra de Gareca