¿Quién es Gustavo Fehlmann? El fiscal que encabezó el violento desalojo del asentamiento de Maipú forma parte del selecto círculo político/judicial integrado, entre otros, por Alfredo Cornejo, José Valerio y Alejandro Gullé. En 2016 fue denunciado por presunto acoso sexual contra una alumna de la Universidad Champagnat, lo que provocó su salida de esa casa de estudios y una impugnación que frenó su acceso a la Justicia Federal.

El fiscal Gustavo Fehlman hace culto de su bajo perfil, pero ayer volvió a la escena pública al protagonizar el desalojo de más de 50 familias de un asentamiento de Maipú, entre los que se encontraban 80 niños y niñas.

El funcionario del Ministerio Público Fiscal se negó a ser entrevistado por EL OTRO. Tampoco permitió que se pudiera fotografiar su rostro, ya que todo el tiempo que duró el operativo policial conservó sus grandes lentes oscuros y la cabeza cubierta con un gorro negro.

En internet no pudimos dar con ninguna imagen que permita identificarlo con claridad, pero sin embargo este diario recuperó datos que confirman su vínculo con lo que podríamos llamar el “Club del arbolito”, un selecto grupo político/judicial encabezado por Alfredo Cornejo, fraguado cuando el actual gobernador era intendente de Godoy Cruz.

En el perfil de Facebook oficial del mandatario todavía permanece el recuerdo de un acto “fundacional” de ese círculo de poder que se consolidó sorprendentemente en los últimos cuatro años. En las fotos del posteo se pueden ver, entre otros, al intendente Cornejo junto al camarista José Valerio, el fiscal de Godoy Cruz Gustavo Fehlman y el camarista Alejandro Gullé, en un acto de homenaje a la memoria del fiscal Alberto Nisman, a un mes de su fallecimiento. “Plantamos un árbol para que los argentinos no olvidemos lo sucedido”, escribió el dirigente radical.

Facebook de Alfredo Cornejo | 18/2/2015.
Captura de pantalla.

Del arbolito del boulevard Balcarce de Godoy Cruz hoy no queda ni su sombra. Todo lo contrario pasó en los años que siguieron con quienes lo plantaron: Cornejo llegó a la gobernación y desde allí impulsó a Gullé a la Procuración de la Suprema Corte de Justicia, puso a Valerio en uno de los sillones del máximo tribunal e impulsó, aunque sin suerte todavía, a Fehlman hacia tribunales federales. Los vínculos de amistad y comunión ideológica lubricaron una relación que hoy funciona como un delicado mecanismo entre los poderes Ejecutivo y Judicial.

Sin embargo no todas son buenas en el pasado reciente de los miembros del “Club del arbolito”. “Gustavo Fehlmann, fiscal de la provincia, está señalado por presunto acoso sexual a una estudiante de la Universidad Champagnat, a quien le habría pedido un `favor sexual´ a cambio de aprobar la materia que él dictaba en esa casa de estudios”, informó el 29 de setiembre de 2016 el portal Unidiversidad.

Captura de pantalla: Unidiversidad | 29/9/2016.

 

El medio de la Universidad Nacional de Cuyo explicó que “Alejandra Ciriza, activista y militante por los derechos de la mujer, denunció a Fehlmann en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y en los Tribunales de la Provincia. Su argumento es que, además de ser una conducta extorsiva e impropia de un docente, lo que hizo el fiscal implica desconocer el derecho de la mujer a una vida libre de violencia, que es constitucional desde el año 1985”.

El procurador general de la Corte, Alejandro Gullé, confirmó entonces que se había enterado del caso por información periodística y que consideraría “si hay mérito para citar a la chica y a las personas involucradas”.

Captura de pantalla: Página/12

La información sobre la denuncia contra Fehlmann fue confirmada y ampliada por la periodista Mariana Carbajal. La especialista en género y diversidad publicó una nota en el diario Página/12, el 3 de octubre de 2016, en la que dio cuenta que el fiscal de Godoy Cruz, quien concursaba para integrar un tribunal federal en Mendoza, fue impugnado por agrupaciones feministas.

“Mientras la población mendocina se moviliza, dolida, frente a la seguidilla de femicidios, uno de los candidatos a juez federal en la provincia es un fiscal que renunció a su cargo de profesor universitario, luego de que trascendiera en el ámbito académico, y se publicara en un portal de noticias, que le habría enviado un mensaje por Facebook a una alumna para ofrecerle cambiar sexo por la aprobación de su materia”, reseñó Carbajal y confirmó que el procurador Gullé “le inició un sumario administrativo para investigar su conducta”.

La Universidad Champagnat, donde Fehlmann ejercía como docente, también le abrió un sumario que derivó en su renuncia a comienzos de setiembre. “Según fuentes universitarias consultadas por este diario, el fiscal habría reconocido ante el decano Abel Albarracín haber mandado el mensaje, pero en su defensa habría alegado que lo envió ‘por error’, que era para su esposa, aunque ella no es alumna y no la tiene que aprobar en ninguna asignatura. Fehlmann era profesor de la materia Derecho Penal, desde 2003”, señaló la prestigiosa periodista de Página/12.

¿Cuál habrá sido el resultado del sumario que le inició su jefe Gullé? Lo ignoramos, aunque nos animamos a sospecharlo.

 

Violento desalojo: 80 niños y niñas se quedaron sin casas

¿A quién le cabe el sayo supremo?