El Frente de Izquierda y de los Trabajadores no asistirá a un encuentro -a puertas cerradas- acordado entre el máximo representante de la Iglesia local y legisladores de los partidos mayoritarios. En una entrevista con este medio, la senadora Noelia Barbeito repudió el oscurantismo eclesiástico.

Durante la mañana de hoy, legisladores provinciales justicialistas y radicales visitarán la sede del Arzobispado de Mendoza para escuchar la posición oficial del obispo Carlos María Franzini, sobre los aberrantes crímenes que se investigan en el Instituto Próvolo.

Si bien en un primer momento la decisión de la Legislatura fue citar a Franzini al recinto del Poder Legislativo, para que dé explicaciones sobre abusos sexuales presuntamente cometidos por miembros de la Iglesia contra al menos 20 niños, en los últimos días se acordó que monseñor sea “anfitrión” del requerimiento institucional.

Twitter de Noelia Barbeito.
Twitter de Noelia Barbeito.

De la audiencia secreta participarán miembros de la Comisión de Educación y Cultura del Senado, presidida por Omar Benegas (FPV-PJ), y de la Comisión de Desarrollo Social de Diputados, a cargo de Beatriz Varela (UCR).

Desde el FIT manifestaron su desacuerdo con las características y el sentido de este encuentro –sin acceso de los familiares de las víctimas ni de la prensa- entre los legisladores de los partidos mayoritarios y la máxima autoridad del catolicismo en Mendoza. “Desde el Frente de Izquierda repudiamos ampliamente que legisladores del PJ y la UCR hayan accedido a ir a “visitar” (sic) al Arzobispo, concediéndole privilegios que parecen del Siglo XVI, donde el poder estatal le rendía cuentas a la Iglesia”, dice un comunicado que se distribuyó por las redes sociales ayer. En ese texto también se agrega: “Es necesario cortar con la cadena de privilegios que se le concede al Poder clerical y separar al Estado de la Iglesia”.

Cuestión de privilegios

Entrevistamos a Noelia Barbeito, senadora provincial por el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), quien reconoció que “es una realidad que los poderes de la provincia no tienen autoridad sobre el poder eclesiástico nacional, de acuerdo con un concordato ratificado por el Congreso Nacional, que le da rango legal a los códigos de la Iglesia y la posibilidad de juzgarse a sí misma”. Aunque más allá de este marco institucional, la legisladora consideró que esta situación “muestra los privilegios con los que cuenta la Iglesia” y el amparo que tiene la institución “para ocultar casos y que no salgan a la luz”.

Noelia Barbeito (PTS-FIT)Foto: Coco Yañez
Noelia Barbeito (PTS-FIT)

“El oscurantismo sigue primando”, dijo Barbeito a este medio y especificó: “Los jueces se eligen en secreto en la Legislatura, hay reuniones secretas ahora con el arzobispo, quien lo mínimo que tendría que hacer es dar explicaciones a cualquier persona que se lo pida, y más aún a un poder público. Por eso decimos que son privilegios parecidos a los del siglo XVI, cuando los súbditos le rendían cuentas al rey, y el rey le rendía cuentas a la Iglesia.

La senadora aprovechó la oportunidad para insistir con la posición del FIT acerca de la ruptura definitiva del vínculo entre el Estado nacional y la Iglesia católica. “Detrás de todo esto para nosotros está la necesidad, que no se puede seguir postergando, de la separación del Estado con la Iglesia, una institución que tapa crímenes como éstos, porque se sabía en el Vaticano, (Jorge) Bergoglio debería admitir que tenía acceso a las listas de los curas que estaban sancionados. Hay denuncias de este señor que tiene 82 años (NdR: hace alusión al sacerdote Nicolás Corradi que se encuentra con prisión preventiva) desde el tiempo en que tenía 25 años. Casi 60 años encubierto por esta institución, es por eso que la separación de la Iglesia y el Estado debería ser lo mínimo que se debería hacer”.

Twitter de Noelia Barbeito.
Twitter de Noelia Barbeito.

Por último, Barbeito manifestó acompañar a los familiares en “el pedido de verdad y justicia, para que se sepa lo que pasó” y anticipó que desde el FIT van a presentar proyectos de leyes para que se acabe con estas situaciones de privilegio que “terminan dando más oscuridad a esto indignante y aberrante que ha pasado en nuestra provincia”.