Trabajadores culturales realizaron ayer una protesta en las puertas de la Secretaría de Cultura de la provincia para visibilizar la problemática que atraviesa a la gestión independiente. Reclaman la modificación de ordenanzas municipales restrictivas y una nueva ley que los contemple. 

 

15304278_10211400517672325_8164268592488796013_oFoto: Gastón O. Bandes

 

El 12 de noviembre pasado, la Casa Colmena recibió un acta de inspección de la Municipalidad de Mendoza en la que se le notificó que “no podrán realizar ningún tipo de evento con amplificación de sonido”, por aplicación de la ordenanza 2976/90 de “ruidos molestos”, advirtiéndoles, además, que de no dar cumplimiento serían pasibles de sanciones legales, incluyendo la clausura del local.

El conocimiento público de esa acta fue un punto de hartazgo y de inflexión para hacedores autogestivos de la cultura local, quienes decidieron conformar -el 25 de noviembre- el colectivo Trabajadores Culturales Independientes (TIC). “Nos encontramos en una ciudad que invierte dinero en eventos culturales de su incumbencia y que generan rédito político pero, aprovechando el vacío legal, persigue y obstaculiza la autogestión y las voces independientes”, señala el documento fundacional de los músicos, artistas plásticos, gestores culturales, y periodistas nucleados en los TIC.

“El arte es una herramienta de construcción social, capaz de generar igualdad de oportunidades entre individuos; para esa misma tarea es necesario comprometerse con la causa, comprender que esto no solo afecta a los artistas sino también al avance homogéneo de la perpetuidad del oficio artístico. Sin cultura no hay recreación, y sin recreación la ciudad morirá paulatinamente hasta convertirse en un triste espacio lleno de transeúntes sin vitalidad”. (TIC)

En el mismo texto se denuncia que “los centros culturales de la provincia están atravesando una grave situación generada principalmente por la aplicación de ordenanzas anacrónicas” y que esto motivó la necesidad de organización independiente con el objetivo principal de “reclamar públicamente al Estado provincial y municipal el desempeño libre de las instituciones culturales y sus diferentes disciplinas artísticas”.

15338660_10211402918132335_780420167029904911_nFoto: gentileza Gastón O. Bandes

“Desde hace años venimos sumando no más que tropiezos y recaídas de las Áreas de Cultura, de las que cada vez cuesta más levantarse, y que nos han llevado a un estado de emergencia cultural. ¿Quién tira la banana, quién se cae?” (TIC)

Para los TIC el reclamo debe expresarse en la calle, es por eso que ayer por la mañana se concentraron frente a la sede de la Secretaría de Cultura de Mendoza (Gutiérrez y España de Ciudad) para hacerse ver y oír.

EL OTRO dialogó con Inti Pujol, propietaria de la Casa Colmena y miembro de los TIC. “Hoy hicimos una acción más que nada para la opinión pública, para que la gente se enterara de lo que está pasando”, nos contó la artista.

Hasta la vereda del hermoso edificio de Cultura (ex Banco Hipotecario) se acercaron alrededor de las 10.30 hs. los hacedores y armaron una intervención callejera con cáscaras de bananas que se arrojaron al piso junto a unos carteles que decían “estamos cansados de los tropiezos en Cultura”. La concentración “hizo ruido”. Algunos representantes de la Secretaría, como Laura Uano (Dirección de Gestión Territorial), Héctor Rosas (Dirección de Actividades Artísticas) y Alejandro Frías (Asesor de Gabinete) bajaron por las escalinatas del edificio – sin resbalar con unos carteles con la leyenda “La música no es ruido”- para escuchar a los manifestantes.

15326079_10211401522177437_8545631659019393911_oFoto: gentileza Gastón O. Bandes

 

“Tuvimos la misma conversación que venimos manteniendo desde hace algún tiempo”, nos relató Pujol, con tono de cansancio por el “más de lo mismo”. “Se tiran responsabilidades entre la provincia y la Municipalidad de Capital, ahora nos han convocado para el miércoles próximo para una reunión con Mariana Juri (NdR: Secretaria de Cultura y Turismo municipal), porque al parecer el secretario de cultura Diego Gareca no nos va a atender hasta que hablemos con Juri”.

¿El conflicto se da fundamentalmente en Capital?, le preguntamos a la representante de los TIC, y ella nos respondió: “el problema se da con las ordenanzas municipales que determinan qué es y qué no es un centro cultural y las restricciones para las actividades culturales. Sé que en Godoy Cruz, en San Rafael, en Junín y en otros departamentos están teniendo inconvenientes. Es muy arbitraria la cosa y no es homogénea, depende de cada gestión y de los vecinos que denuncian.

Carteles en el Departamento de Godoy Cruz.
Carteles en el Departamento de Godoy Cruz.

“Estamos intentando llegar a un diálogo lógico, donde no seamos peloteados, para contar con una ley provincial global y la modificación de las ordenanzas municipales. Estamos trabajando sobre eso, asesorándonos, analizando leyes y viendo de dónde sale la mejor propuesta, para que la cosa fluya más allá de la legalidad dura y la burocracia”, cerró la charla Inti Pujol.