La directora de Radio Nacional Mendoza, Gabriela Figueroa, lanzó una catarata de tuits y posteos, desde las cuentas oficiales de la emisora, en los que agredió a una trabajadora y delegada gremial despedida y al Sindicato de Prensa que la representa. Tras los lamentables exabruptos, la funcionaria eliminó las publicaciones.

Foto: Cristian Martínez

El sábado pasado, el Sindicato de Prensa de Mendoza realizó una nueva jornada de protesta para exigir la reincorporación de Mariana Olguín, periodista y delegada gremial despedida por las autoridades de Radio y Televisión Argentina.

En horas de la tarde, frente a los portones del Parque Gral. San Martín, compañeras y compañeros de Olguín y miembros de la conducción de SiPreMza repudiaron la desvinculación de la trabajadora, utilizando un megáfono y panfletos que repartieron a transeúntes y automovilistas.

Foto: Gentileza

Mientras se desarrollaba esta protesta pacífica en la calle, en las redes sociales la directora de Radio Nacional Mendoza publicaba una serie de comentarios ofensivos hacia la periodista cesanteada y el sindicato al que pertenece. Desde las cuentas oficiales de la emisora en Twitter y Facebook, Gabriela Figueroa en persona escribió los siguientes textuales:

 

 

 

 

 

 

Yo, la mejor de todas

Foto de archivo: UNCuyo
Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, junto a Gabriela Figueroa.

En posteos absolutamente destemplados, Figueroa tildó de “violentos”, “ñoquis” y “vagos” a los manifestantes, quienes, según ella, sostienen “una campaña sucia” contra la directora de una radio “plural y respetada”.

Figueroa, se alabó a sí misma, acudió a la victimización y se autoatribuyó la representación de los trabajadores de la radio. Además, atacó a SiPreMza, poniendo en duda sus fuentes de financiamiento y su independencia política, y minimizó a Mariana Olguín, considerando que es “solo un contrato eventual no renovado”.

Captura de pantalla: Facebook, 7/10/17.

Las afirmaciones de la funcionaria del gobierno de Cambiemos se dan de bruces con la realidad, la legislación laboral y la libertad sindical.

Olguín está vinculada desde hace siete años a RTA, mediante un contrato “basura” que no es otra cosa que una burda máscara para disfrazar un fraude laboral en contradicción con el artículo 14 bis de la Constitución Nacional, que garantiza “la estabilidad del empleo público”.

Lejos de estar contratada en forma “eventual”, el vínculo de trabajo de la periodista con el Estado se sostuvo de manera continua. Además, Radio Nacional violó la Ley de Asociaciones Sindicales, al modificar abruptamente las condiciones de trabajo de la delegada sindical, a quien, primero, se le renovó su contratación cada un año, luego cada seis meses, después cada tres, para finalmente despedirla sin causa.

Foto: Coco Yañez

Las bochornosas publicaciones de Gabriela Figueroa circularon en internet durante horas, hasta que la directora decidió eliminarlas por completo. Aunque no es la primera vez que la funcionaria, que responde al radical Ernesto Sanz, agrede gratuitamente a los trabajadores por razones ideológicas, sindicales o políticas.

Aún se conserva un audio en el que se oye a la comunicadora amenazando a un grupo de empleados en una reunión que se realizó en la sede de “La radio de todos”. “Pónganse las pilas, porque esto está en riesgo y no se dan cuenta. Si seguimos diciendo ´Viva Cristina, viva Evo, viva la puta que lo parió´ acá está en riesgo que se cierre la radio…”, dijo la directora golpeando la mesa.

 


Leer más:

Persecución laboral y censura en Radio Nacional Mendoza

Persecución ideológica en Radio Nacional