Sonia Húre es asesora de la flamante Coordinación General de Educación Superior. No obstante ser jubilada, la consejera de la DGE figura como beneficiaria de $29 mil mensuales, provenientes del Instituto Nacional de Formación Docente. ¿Emma Cunietti dará una explicación?

No declarés que oscurecés

Foto: DGE
Emma Cunietti.

Desde el comienzo de su gestión en la Dirección General de Escuelas, la profesora Emma Cunietti ha demostrado que la transparencia en la función pública no es uno de sus fuertes.

Ya en 2016, se hizo público que la entonces subsecretaria de Calidad Educativa mostraba curiosas inconsistencias en su declaración jurada de cargos, horas cátedra y funciones. Según datos oficiales, Emma Magadalena Cunietti, CUIL N° 27-14649944-4, declaró tener 68 horas cátedra (ver aquí).

Declaración Jurada de Emma Cunietti – 11/4/16

Si bien el régimen de incompatibilidades, establecido por la ley N° 6929, establece que los docentes no pueden tener más de 36 horas cátedra frente a alumnos, pudiendo llegar a 42 horas en los casos de cargos de coordinación, tutorías, asesorías y proyectos institucionales especiales y, hasta un máximo de 48 horas en nivel superior, Cunietti jamás brindó una aclaración acerca de sus 61 horas titulares.

Pagadiós

Captura de pantalla: Fiscalía de Estado

A juzgar por su declaración de bienes ante la Fiscalía de Estado, la fortuna no le ha sido esquiva a la nueva coordinadora de Educación Superior. Cunietti posee: el 100% de una casa valuada en $1.500.000, la totalidad de un departamento de $1.000.000, dos cocheras de $200.000 cada una, la mitad de otro departamento tasado en $800.000 y dos automóviles modelos 2010 y 2014.

Sin embargo, la funcionaria pública no exhibe una responsabilidad fiscal acorde con su holgado patrimonio y salario. Tal como informó EL OTRO en febrero de este año, Cunietti registraba boletas vencidas de impuesto automotor. Deudas que, según la página web de la Administración Tributaria Mendoza, aún permanecen impagas.

Nuevamente, la espada de Jaime Correas en Educación Superior prefirió el silencio antes que una demostración de cultura tributaria.

¿Asesora VIP?

Foto de archivo: DGE
Sonia Húre (izquierda) en una renunión de la DGE.

Sonia Húre es docente, jubilada (desde noviembre de 2015) y asesora de máxima confianza de Cunietti, a punto tal que la acompaña, como una suerte de secretaria, en todas sus reuniones institucionales.

No obstante, su vinculación administrativa con el Estado no está del todo clara o, al menos, no hay registros públicos que permitan al ciudadano común conocer si esta profesora de San Martín (el pago chico también de Emma) es empleada estatal, si trabaja ad honórem para la DGE o si sus funciones dependen de Nación o Provincia.

Foto: DGE

EL OTRO accedió a un expediente que podría arrojar algunas pistas sobre los ingresos de la profesora jubilada, quien además se encuentra inscripta como Monotibutista ante la AFIP (CUIT N° 27-13549848-9), en la categoría B, bajo la condición “locaciones de servicios”, desde agosto de 2017.

El nombre de Sonia Beatriz Húre aparece entre las y los beneficiarios del Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD). En una de las planillas de ese organismo (ver aquí), dependiente del Ministerio de Educación de la Nación, se le asigna a la asesora de Cunietti la suma mensual de $29.187,96, desde el 1 de marzo hasta el 31 de diciembre de 2018, prorrogable por un año.

Fotocopia de la planilla de INFoD.

Sin información oficial que brinde transparencia institucional, no queda más camino que el de las conjeturas: ¿Cuántos ingresos tiene Húre? ¿Percibe algún sobresueldo? ¿Es incompatible que esta jubilada cobre además un contrato de locación de servicios del Estado? ¿La asesora es empleada de la DGE, del Ministerio de Educación de la Nación o de ambos?

Aunque sus antecedentes no la muestren demasiado proclive a dar explicaciones, Emma Cunietti debiera alumbrar estas preguntas con algunas respuestas.

 


Leer más:

Educación Superior: generalizado rechazo a la decisión de restringir el ingreso