Un militante cornejista de Godoy Cruz agredió y amenazó de muerte a referentes peronistas que distribuían folletos de campaña en el Barrio Jardín Sarmiento, entre las que se encontraba la candidata a concejala Gabriela Malinar. El brutal ataque político se produjo tres días después del violento discurso de Cornejo contra la agrupación justicialista La Cámpora, a la cual pertenece la candidata a gobernadora Anabel Fernández Sagasti. El intendente godoycruceño Tadeo García Salazar repudió al agresor, Rodrigo Aznares, y reconoció que el empleado municipal pertenece a Cambia Mendoza. Una testigo presencial relató en exclusiva a EL OTRO que el puntero radical se encontraba a cargo de más de quince niños y niñas, a la espera de un transporte municipal, cuando comenzó su escalada violenta.

“Sí, te doy un tiro por entrar a mi barrio”. “Sí, esta es la democracia de Cornejo”, dice en tono y actitud amenazante el puntero radical. La creciente violencia del militante de Cambia Mendoza contra referentes del frente peronista Elegí fue dada conocer ayer a través de videos que se expandieron rápidamente en las redes sociales.

Las imágenes son contundentes y si bien valen más que mil palabras, no alcanzan para narrar ni describir en su totalidad la gravedad política del caso, que tuvo entre las víctimas a militantes de diferentes identidades del Partido Justicialista que ayer se encontraban repartiendo folletos de campaña en el Barrio Jardín Sarmiento del departamento de Godoy Cruz.

Captura de video.

A través de testimonios directos (cuyas identidades preservaremos), EL OTRO pudo reconstruir los hechos ocurridos en la plaza Elvira de Rawson, que complementan el relato de los videos que dirigentes del Frente Elegí difundieron por whatsapp este jueves.

“Nosotros teníamos una día más de campaña y esta tarde (por ayer) nos tocaba el Jardín Sarmiento. A la mañana habíamos estado cuatro compañeros, dos mujeres y dos varones, en el barrio Solidaridad que está pegado, y todo estuvo bien, no pasó nada”, comenzó narrando una de las fuentes consultadas por este diario.

Gabriela Malinar en una recorrida de campaña.
Foto de archivo: Facebook | 17/7/2019

De acuerdo con este testimonio, que concuerda con otros brindados por testigos presenciales, referentes kirchneristas junto a activistas del sector que conduce el ex precandidato a intendente de Godoy Cruz, Emilio Caram, se reunieron en la plaza Rawson en horas de la tarde para organizar el reparto de folletos proselitistas de cara a las próximas elecciones PASO.

“Estamos trabajando unidos entre los que participamos en la interna y se está sumando más gente”, destacó una de las mujeres, quien además contó que una familia con niños concurrió al barrio Sarmiento para realizar su primera actividad de campaña y se topó con la tristísima experiencia.

“Acá Cristina no entra”

Captura de video.

Mientras se distribuían las tareas, “un hombre –que después fue identificado como Rodrigo Aznares- atravesó la plaza con un grupo de entre 15 y 20 niños, de 5 a 10 años aproximadamente”. “Este tipo era el encargado de juntar a los niños en esa plaza del Barrio Jardín Sarmiento para que la Municipalidad los pasara a buscar en una movilidad y llevarlos al cine. Cuando vio a los peronistas repartiendo folletos, el flaco abandonó a los chicos, los dejó a la deriva en la plaza y se fue a agredirlos”, contó una testigo a este diario.

En ese primer contacto de Aznares con el grupo de militantes justicialistas, el empleado municipal marcó su pretendido territorio político, preguntando de modo desafiante: “¿quién es la conducción?”, “¿quién maneja esto?”. Una de las referentas, que esperaba la llegada de la candidata a concejala Gabriela Malinar, asumió la representación del grupo e inmediatamente comenzó a ser maltratada por el activista de Cambia Mendoza: “Me preguntaba si yo entendía lo que era respetar un territorio, y si entendía que a chorros y pedófilos de La Cámpora no iba a dejar pasar”.

Captura de video.

Mientras las niñas y niños aguardaban al empleado municipal en la plaza, la escalada violenta de Aznares no cesaba. Inmediatamente comenzó a amenazar de muerte a dos de los varones que estaban en el lugar: “Sí, te doy un tiro por entrar a mi barrio”, le dijo sin sacar su mano derecha del saco, sugiriendo que podría tener efectivamente un arma, tal como quedó registrado en un video sin editar de 26 segundos.

La responsable del grupo le llamó “a Gabriela Malinar para contarle lo que pasaba y proponerle que nos fuéramos a otro lado”. A los pocos minutos arribó la candidata a concejala en su auto con dos personas más. “El tipo se puso como loco, Gaby lo frenó, le dijo ‘por qué me gritás’. “Vos sos la que mandás”, le increpó el agresor para luego insultarla: “Te quiero decir culiadita que te vayás de acá porque este es mi barrio y ustedes no entienden que acá Cristina no entra”.

Captura de video.

Fue entonces, a las 17.30 hs aproximadamente, cuando llegó el transporte a buscar a los chicos que “cuidaba” el trabajador “sacado” de la Municipalidad de Godoy Cruz. En eso llegó otro señor “muy bien vestido, con una carpetita”, se acercó al lugar donde Aznares seguía agraviando y mantuvo un breve diálogo con él.

“Era un hombre de unos 30 años, medio gordito, cachetón, pálido, con el pelo castaño ondulado. Le pregunté si era de Cambiemos –narró una de las militantes- y me contestó que sí. Le pedí explicaciones por las ofensas y le dije que nos dejaran repartir los folletos. El tipo me miró, se subió a la traffic (una Mercedes Benz Sprinter) con los pibes y desde ahí le ordenó a quién nos insultaba: ‘¡Vos te quedás acá’”.

No se pudo identificar quién es, pero evidentemente el hombre trabaja en la municipalidad o está vinculado con el gobierno comunal.  En el transporte también estaba una mujer que, según testigos, se llamaría Emilce y sería hija de una concejala radical de Godoy Cruz, quien, a pesar de los reclamos de los militantes peronistas, tampoco evitó que Aznares continuara con la serie de agresiones verbales y físicas, además de las pedradas que dañaron seriamente al auto de Malinar.

No es un loquito suelto

A través de su cuenta de Twitter, el intendente de Godoy Cruz reconoció que el agresor pertenece a Cambia Mendoza. Además, Tadeo García Salazar se solidarizó con la candidata a concejala del Frente Elegí. “Estas agresiones realizadas por un militante de nuestro partido no representan el modo de hacer política que pretendemos para Godoy Cruz” dijo el intendente, pero enseguida el oficialismo instaló en los medios de comunicación afines que el ataque político de su correligionario “fue un hecho aislado” y que se trataría de un desequilibrado mental.

La crónica reconstruida por este diario desmiente la versión del gobierno. Aznares no es un empleado municipal más, es un reconocido puntero partidario del cornejismo en Godoy Cruz y tiene responsabilidades políticas en el Barrio Jardín Sarmiento. Y si “tiene problemas de adicciones”, tal como irresponsablemente se informó desde la comuna, la situación de los funcionarios del gobierno de Godoy Cruz se agrava todavía más, ya que pusieron a cargo de esa persona sumamente violenta a más de 15 niños y niñas.

Tampoco el comportamiento de este militante radical es un “hecho aislado”. Las agresiones del puntero de Godoy Cruz es coherente con la campaña del odio que el gobernador Cornejo revivió esta última semana en la presentación de la fórmula presidencial Macri-Pichetto, del frente Juntos por el Cambio, que se realizó en el auditorio Ángel Bustelo.

En su discurso para ensanchar la polarización electoral, el presidente de la UCR demonizó por enésima vez a La Cámpora, cuya principal referente en Mendoza es la candidata a gobernadora por el Frente Elegí, Anabel Fernández Sagasti. Cornejo acusó a esa organización política de ser un “grupo minoritario, autoritario, que le hizo daño a la Argentina y que está dispuesta a seguir haciendo lo mismo”.

Como bien muestran los registros audiovisuales que ya se encuentran en poder de la Justicia, mientras Aznares descargaba su violencia sobre el auto de Malinar, gritaba “nos comportamos como La Cámpora”, pasando a los hechos los dichos de Cornejo.

 

Gobierno de violentos

Más promesas de ajuste y mano dura