Desde el 14 de agosto pasado Laura Montero se encuentra de descanso en España, donde permanecerá hasta el miércoles de la semana que viene. Desde su círculo de confianza informaron a EL OTRO que el viaje de la dirigenta radical se programó en “uso de su licencia anual”. Sin embargo, la Constitución de Mendoza prohíbe expresamente que la vicegobernadora pueda abandonar la provincia por más de 10 días. Desde el área de prensa de la Legislatura se negaron a informar cuál es la norma legal que permitió la ausencia de la segunda autoridad política más importante de Mendoza.

Laura Montero.
Foto: Coco Yañez

El jueves pasado EL OTRO publicó una primicia que el gobierno pretendía evitar: en medio de la gravísima crisis económica y social, y mientras la alianza de gobierno implosiona, la vicegobernadora de Mendoza decidió tomarse dos semanas en Europa.

Desde la Dirección de Comunicación Institucional del Senado confirmaron que Laura Montero viajó el 14 de agosto a Barcelona. “Lo hace en uso de su licencia anual (son los 15 días -al año- que tenemos todos los funcionarios pertenecientes a la Unidad de Gestión Legislativa del Senado)”, precisó Julio Paz, titular de esa dirección, en un whatsapp enviado a este diario.

Foto: Coco Yañez

En su mensaje, el responsable de prensa de Montero justificó la inoportuna decisión argumentando que la vicegobernadora “trabajó los meses de enero y julio durante el receso legislativo que corresponde a Legisladores provinciales y personal temporario y de planta de la HCS”.

La noticia despertó numerosas críticas de la sociedad mendocina, de un sector minoritario de la prensa y de algunos políticos oficialistas y opositores que protestaron por lo bajo.

Los Andes | 15/8/2019
Captura de pantalla.

Los medios de comunicación hegemónicos decidieron ocultar la novedad, salvo el diario Los Andes que publicó una breve nota que merecerá un seguro lugar de privilegio en la historia de la obsecuencia periodística. “Después de un año sin licencia, la vicegobernadora Laura Montero se fue de vacaciones”, tituló complaciente el diario mendocino del Grupo Clarín y subrayó las justificaciones del merecido descanso: “Se tomó los 15 días que le corresponden por ley y había programado el viaje a Europa en marzo”.

“Montero trabajó en enero, febrero y julio, es decir, que hace un año que no se toma vacaciones. Ahora, está gozando de los 15 días de licencia que les corresponden a todos los funcionarios de la Unidad Legislativa del Senado”, defendió el periodismo de verdad aunque sin aclarar que justamente en esos meses la actividad de la Casa de las Leyes suele ser entre escasa y nula.

Una “licencia” que no corresponde

Alfredo Cornejo y Laura Montero.
Foto: Seba Heras

Resultaría comprensivo señalar que la vicegobernadora, como toda ciudadana, tiene derecho a un parate en sus agobiantes tareas legislativas y momentáneos reemplazos del gobernador cuando se ausenta. Podríamos presentarla, tal como hicieron coordinadamente el área de prensa del Senado con Los Andes, como una trabajadora más que merece gozar de su derecho a una licencia anual paga.

Pero debemos precisar que Montero no es cualquier ciudadana, sino la segunda en responsabilidad y poder institucional del gobierno provincial, lo que implica que posee obligaciones especiales que, al mismo tiempo, son compensadas con un sueldo extraordinario y determinados privilegios que exceden los derechos de una empleada estatal en relación de dependencia.

Montero junto al candidato a vicegobernador Mario Abed.
Foto: Seba Heras

EL OTRO consultó a especialistas en legislación administrativa para conocer qué norma jurídica avalaría la licencia con goce de haberes de la vicegobernadora, y si esta sería equiparable a la del resto de las y los funcionarios del Senado.

Los juristas coincidieron en señalar que el artículo 118 de la Constitución de Mendoza “es taxativo sobre los límites temporales y condiciones institucionales de eventuales ausencias de las máximas autoridades del Estado”. “El gobernador y vicegobernador en ejercicio de sus funciones, residirán en la capital de la Provincia, y no podrán ausentarse de ella por más de 30 días sin permiso de las Cámaras y por más de 10 días del territorio de la Provincia, sin el mismo requisito”, establece la Carta Magna.

Foto: Coco Yañez

Es decir que la propia ley suprema contradice con claridad los argumentos oficialistas y de la prensa afín al gobierno: ni Cornejo ni Montero gozan de “licencia” para abandonar la provincia, solo pueden “ausentarse” por plazos determinados y únicamente con permisos de la Legislatura.

Las vacaciones de la vicegobernadora en Europa, además de suponer un alto grado de irresponsabilidad política e insensibilidad social, son inconstitucionales. Montero no puede ausentarse “por más de 10 días del territorio de la Provincia”. No es una opinión de este diario, es la Constitución la que lo señala.

Quien calla otorga

Foto: Coco Yañez

Ningún miembro del gobierno ni legislador oficialista accedió a dar su posición respecto de las vacaciones de Laura Montero. Mientras que en las filas de la oposición, algunos legisladores confirmaron a EL OTROen off the record– la falta de sustento constitucional de la “licencia” de la vicegobernadora y dejaron trascender que solicitarían un pedido de informes en la Cámara de Senadores.

Este diario envió –el 17 de agosto a las 16.43 hs- el siguiente whatsapp al director de Comunicación Institucional del Senado, en búsqueda de una respuesta oficial. Sin embargo, esta vez Julio Paz, hombre de extrema confianza de Laura Montero, prefirió el silencio.

Captura de pantalla.

 

 

Montero se fue de vacaciones a España