La participación de un sector del progresismo en Cambia Mendoza, acechada por sus contradicciones. La empresa familiar como modelo de acumulación política y económica del Movimiento Libres del Sur. Un ejemplo de doble vara en medio de la extorsión y el clientelismo de campaña. ¿Cómo afrontar el esperpento #CercaDeCornejoLejosDeMacri?

Foto: ernestomancinelli.com.ar
Mancinelli, Cornejo y Cousinet.

El pragmatismo político o la flexibilidad de sus convicciones provocaron el particular derrotero del Movimiento Libres del Sur, tanto a nivel nacional como provincial. Cuando en 2006 se conformó como espacio, tras la confluencia de distintas organizaciones inicialmente aliadas al kirchnerismo, difícilmente se hubiese pronosticado el actual posicionamiento político. Desde 2011 han gravitado en el “progresismo” bajo distintas denominaciones y facetas, con vinculaciones a Elisa Carrió y el radicalismo, hasta llegar en estos días a la apuesta por Margarita Stolbizer, Sergio Massa y/o Cambiemos en algunas jurisdicciones.

En Mendoza las cosas se hicieron más fáciles a partir del vínculo personal entre Julio Cobos y Graciela Cousinet. Desde 2012, el espacio progresista no dudó en consolidar su relación con el radicalismo, luego de plasmar una alianza en 2013 y romper el Frente Amplio Progresista local. La negociación implicó la candidatura a la Cámara de Diputados de la Nación de la ex decana de Ciencias Políticas, cargo que asumiría en 2015 al cubrir la vacante producida por el salto de Cobos al Senado.

Foto: Coco Yañez

Si bien en su “declaración de principios” los Libres reconocen que su conformación estuvo caracterizada “porque todos veníamos de la dura batalla contra el neoliberalismo” y que, ante el avance de la derecha las “fuerzas populares tienen el enorme desafio de reconstruir el proyecto nacional para darle desde allí batalla a la reacción”, hoy resulta sumamente complejo encontrar algún grado de coherencia con aquellas afirmaciones. En nuestra provincia, por ejemplo, forman parte del equipo de gobierno junto al Partido Demócrata, el PRO y los referentes de una de las etapas más conservadoras del radicalismo. Libres en el discurso, aunque atados en los hechos al proyecto neoliberal que encabeza Mauricio Macri.

Una pyme familiar

Foto: Facebook Mumala
Mancinelli, Anfuso, Cousinet y Ferraris.

Pero lo que no se puede explicar desde los principios, se puede entender desde una lógica política mezquina y un tanto pícara.

El antecedente de ruptura con el FAP para colocar a Cousinet en la lista de diputados en 2013, le abrió a Libres del Sur el premio de algunos cargos y la posibilidad de cierta representatividad electoral que reformuló su lógica de construcción hasta hoy. Inmediatamente, facturaron algunos lugares en el nicho de Godoy Cruz y acompañaron la campaña del amigo Cornejo en su ascenso a la provincia.

Foto: Facebook LDS
Bernabé, Cousinet, Cornejo, Anfuso y Ferraris.

Hoy, la cúpula dirigencial de Libres del Sur tiene las características de una pequeña empresa familiar dedicada a la #RevoluciónDeLoSencillo.

Silvina Anfuso fue designada como directora de Género y Diversidad del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes (aunque por las dudas es candidata a un cargo legislativo en las elecciones de este año). Su pareja, Alejandro Verón, es titular de la Dirección de Contingencias del mismo ministerio.

A Ernesto Mancinelli se le dio la posibilidad de convertirse en senador en las elecciones de 2015, mientras que su esposa, Fernanda Bernabé, ocupa el sillón de la Secretaría de Políticas Públicas y Planificación del rectorado de la UNCuyo, bajo las órdenes del radical Daniel Pizzi.

Foto: Unidiversidad
2016. El rector de la UNCuyo con dirigentes de Libres del Sur. Bernabé, Cousinet, Pizzi, Donda, Mancinelli y Anfuso.

Karina Ferraris es concejala en Las Heras, e intentará renovar la banca en las generales de octubre próximo, con la ayuda territorial de su compañero Sebastián González.

Por su parte, Alejandro Orellana, actual subdirector de Desarrollo Social en Guaymallén, también buscará llegar en octubre a una banca en el Concejo Deliberante de ese departamento.

Tanto reciclaje y excursión por distintos cargos de este verdadero club de amigos marcan la impronta del achicado espacio político. Mientras que sus reivindicaciones, sostenidas por la base social que aún logran retener, se encuentran postergadas por la rosca y la negociación partidaria sumida al criterio del parentesco.

Doble estándar

Foto: Facebook Barrios de Pie
El pasado piquetero de Barrios de Pie en Mendoza.

La distorsión de sus principios no halla límites. Barrios de Pie –brazo territorial de Libres del Sur- destaca en su historia que “quienes coordinan áreas, barrios, participan en las direcciones y tienen mayores responsabilidades deberán ser ejemplos, dentro y fuera de la organización por su compromiso y entrega militante. Humildes con el pueblo y firme con los poderosos”. Sin embargo, en este medio informamos hace poco cómo la organización reclutó militantes para un acto de campaña del gobernador Cornejo, bajo la amenaza de ser excluidos de la ayuda social del Estado.

Aún se espera una respuesta, investigación judicial o repudio de este accionar extorsivo y clientelar, en momentos en que se estigmatiza y violenta a la organización barrial Túpac Amaru, justamente por sus criterios organizativos. El caso denunciado por EL OTRO, donde se expone la utilización de recursos y herramientas públicas volcadas a la campaña electoral, solo ha merecido el silencio político, judicial y de los medios hegemónicos de comunicación.

New age

Captura Facebook
Agosto de 2017. Mancinelli promueve un emprendimiento de cerveza artesanal.

La simbiosis de Libres del Sur con el macrismo provincial es tan profunda, que muchas de las iniciativas que surgen del riñón del progresismo parecen craneadas por el Ravi Shankar. Lejos quedaron las ollas populares de Barrios de Pie –que en otros distritos se han multiplicado- o el frenesí mediático de Ferraris con el Índice de precios barrial, elaborado por la organización y discontinuado desde abril de 2017.

Foto: Facebook Mumala

Ahora, las ideas se centran en el emprendedurismo a lo Bullrich, promovido por la caridad de Mancinelli, o los sorteos facebuqueros de copas menstruales por parte de las Mujeres de la Matria Latinoamerica (Mumala).

Y a la par que el tándem Anfuso–Verón filtra desde el gobierno provincial el agravamiento de las condiciones de mujeres y pobres, Bernabé ampara los negociados de la gestión Pizzi en la Universidad.

No tan cómodos

Foto: Facebook LDS
2017. Anfuso, con la fuerza de Cornejo.

En esta convivencia con el proyecto neoliberal de Cornejo, varios de los dirigentes-funcionarios de Libres del Sur se han manifestado cómodos. Sin embargo, esa sensación de la dirigencia no parece reflejarse ni en el plano electoral ni en su base social.

Como ya dijimos, el timón político del gobernador vira sin freno a la derecha. La tendencia irreversible se reflejó en el último cierre de listas, donde Cornejo priorizó su propio esquema de poder y destacó a unos aliados sobre otros. Libres del Sur, sorprendido por la ley del off side, derivó en un ridículo intento por convencer al Frente Renovador de quemar sus naves en una lista conjunta para el Congreso Nacional, el que naufragó antes de zarpar.

Foto: Facebook LDS
Junio de 2017. Referentes de Libres del Sur junto a dirigentes del Frente Renovador.

Por otro lado, sus bases, mayormente contenidas en Barrios de Pie, continúan esperando que se cumplan las promesas surgidas de la Ley de Emergencia Social, que todavía no termina de implementarse. El salario social complementario (o tarjeta social), consistente en 4 mil pesos, demora su llegada y las becas universitarias desparramadas en las barriadas no alcanzan para parar la olla.

Quizá por eso fue notoria la migración de muchos de sus militantes a otras expresiones políticas en los armados electorales de las PASO. Consecuencia razonable que avanza a medida que se descubre esta lógica clientelar del derrame de las migajas, y la distribución parental de los cargos de estos Libres que hace rato perdieron el norte.

 


Leer más:

Militancia “rentada” en la campaña de Cornejo