El gobierno municipal de Omar De Marchi dio marcha atrás y clausuró su basural ilegal de Perdriel. Todos los residuos del departamento vuelven al cielo abierto de Campo Cacheuta.

Foto de archivo: Seba Heras

El pasado 14 de febrero, EL OTRO publicó un informe sobre el basural ilegal que la Municipalidad de Luján de Cuyo improvisó sobre un descampado en el distrito de Perdriel. En la nota dábamos cuenta de que, tras resolver el cierre del basural de Campo Cacheuta por gravísimos problemas ambientales, el gobierno que conduce Omar De Marchi decidió verter los desechos domiciliarios, escombros y residuos de la vía pública en un predio ubicado a unos pocos metros del Acceso Sur, entre el desvío de la Ruta 7 y el distrito de Agrelo. Allí, la Municipalidad tenía previsto arrojar 146 toneladas diarias de desechos.

La publicación de este diario y los reclamos de los vecinos organizados, finalmente tuvieron eco institucional. Los funcionarios rectificaron una iniciativa que ponía en grave riesgo ambiental y sanitario a la “tierra del malbec”.

Foto: Gentileza

 

Foto: EL OTRO
El ingreso al basural de Perdriel fue bloqueado por la Municipalidad.

La semana pasada, el concejal electo Rubén Lázaro le envió una nota al intendente De Marchi para pedirle explicaciones sobre el vertedero. En la misiva, el edil del Partido Intransigente le trasladó al mandatario demócrata la preocupación de los vecinos ante la posibilidad de que la napa freática del lugar, de la cual se extrae agua para consumo humano, industrial, bodegas, y riego agrícola, sea contaminada por el depósito de mugre.

Lázaro también hizo mención a la probable contaminación superficial en las propiedades lindantes y cercanas, y “otras problemáticas como la proliferación de moscas, malos olores y otras afecciones ambientales”. En el mismo sentido, el legislador le solicitó al jefe comunal que le informe “si se dio cumplimiento a las distintas normas y protocolo que rigen en la materia sobre el manejo de residuos sólidos urbanos” y “si se realizó audiencia pública o consulta con los vecinos de Perdriel y distritos limítrofes”.

Foto: Coco Yañez
Omar De Marchi.

Metido en camisas de once varas, De Marchi escuchó a los lujaninos y ordenó el cierre del basural que su propio gobierno habilitó en forma clandestina. Sin embargo, este reconocimiento del error y la vuelta a fojas cero no solucionaron la grave problemática ambiental de Luján, ya que las 146 toneladas de basura diaria que elimina el municipio volverán a ser arrojadas en el cielo abierto de Cacheuta.

 


Leer más:

Basural ilegal en “Tierra Malbec”