Comenzó el Calendario Escolar 2019 y el gobierno provincial aún no garantiza la calidad del servicio de transporte público para las y los trabajadores de la educación. Un memorándum de la Dirección General de Escuelas puso en evidencia las falencias del flamante y desastroso Mendotran, que complicarían la implementación del ítem aula.

Foto: Coco Yañez
Jaime Correas, director general de escuelas.

El miércoles pasado, la DGE dio inicio al Calendario Escolar con un acto de presentación de los lineamientos políticos-pedagógicos para el Ciclo Lectivo 2019, a cargo del violento Jaime Correas.

Al día siguiente, mediante una circular interna, la Subsecretaría de Educación informó a los docentes y directivos de escuelas públicas y privadas, de todos los niveles educativos, que deben concurrir obligatoriamente, desde el 11 al 16 de febrero a Jornadas Institucionales.

Fuente: DGE

Curiosamente, el pasado viernes, la DGE publicó en su página web el contenido de un memorándum firmado por la Subsecretaría de Administración y la Dirección de Recursos Humanos, en el que se admitió que la concurrencia obligatoria y puntual de las y los docentes no estaría garantizada por las conocidas deficiencias del servicio de transporte público.

En dicho memorándum fechado el 7 de febrero, se informó a los supervisores y directivos de escuelas de todos los niveles y modalidades que, entre el 11 y 22 de febrero, “no se computarán las tardanzas a los docentes y celadores que se movilicen en Mendotran”.

Foto: Cristian Martínez

Es decir, el propio gobierno que dice promover la calidad educativa y obliga a las y los trabajadores a cumplir actividades escolares, asumió que no garantizará su obligación de brindar un servicio de transporte público de calidad que, a su vez, recientemente fue aumentado por el mismo Ejecutivo en un 60%, para el caso del boleto urbano, y 45,5% en los pasajes de media y larga distancia.

El 1 de mayo del año pasado, el gobernador de Mendoza se ufanó sobre el impacto del ítem aula en la educación. “Los resultados fueron altamente positivos y el tiempo marcó que la implementación del ítem aula mejoró no solo el presentismo docente y de alumnos, recreando una cultura del esfuerzo, sino que ayudó a mejorar el clima escolar y los rendimientos”, subrayó Alfredo Cornejo en la Legislatura.

Foto: Prensa Gob. Mza.
Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos.

Este año, cuando falta muy poco para la vuelta de las y los alumnos a las aulas, la improvisada implementación del Mendotran todavía no asegura a las y los maestros, profesores, celadores, preceptores y administrativos, que puedan concurrir sin demoras a su trabajo.

Con un boleto urbano a $18 y un pésimo servicio de transporte público, el presentismo docente sigue dependiendo de la “cultura del esfuerzo”. De las y los trabajadores, por supuesto.

 

Sumate a la Comunidad

Mendotransa en la UNCuyo