En búsqueda de una mejor jubilación docente, la senadora oficialista Mariana Caroglio protagonizó ayer un papelón ante la Junta Calificadora de Méritos de Educación Primaria. En aplicación del Estatuto del Docente, el organismo colegiado de la DGE impidió que la legisladora, quien actualmente no ejerce la profesión, trasladara irregularmente su cargo titular desde la Escuela Maure a la Escuela Hogar Eva Perón. Caroglio denunció en Facebook que fue víctima de una “caza de brujas” por parte del SUTE, aunque advirtió: “estoy de pie y no me voy a dar por vencida”. 

No hay tiempo que no se acabe

Foto: Cristian Martínez
Mariana Caroglio.

Mariana Virginia Caroglio es docente de nivel primario desde 1986. Sin embargo, en los últimos 20 años el dictado de clases, en una aula frente a alumnos, no ha sido su prioridad.

La profesora fue miembro de la Junta Calificadora de Méritos de Nivel Primario (1999-2007), directora de Educación de Godoy Cruz (2007-2015) y senadora provincial por Cambia Mendoza desde 2015 a la fecha.

Foto: Coco Yañez
Caroglio y Diego Costarelli, presidente del bloque de senadores de la UCR.

En el año 2000 Caroglio obtuvo por concurso un cargo titular en la escuela Avelino Maure de Godoy Cruz. Actualmente no lo ejerce, por lo que esa función está retenida sin goce de haberes hasta que la legisladora termine su mandato en 2019.

Previsora de que su tiempo político terminará muy próximo a la edad jubilatoria, la senadora radical inició los trámites administrativos para trasladar su cargo de la Escuela Maure a una institución que le ofrezca mejores condiciones salariales y, en consecuencia, un piso más alto de los magros haberes previsionales que el gobierno Cambiemos dejará hacia 2020.

Si pasa, pasa…

Foto: DGE
Concurso de traslados. Escuela Hogar Eva Perón.

Este lunes, Caroglio asistió a la Escuela Hogar Eva Perón para participar del concurso de traslados convocado por la Junta Calificadora de Méritos de Educación Primaria. La presencia de la “madre del ítem aula”, tal como se la conoce a la senadora en el ámbito educativo, por haber sido una de las principales precursoras del resistido adicional salarial, no pasó desapercibida para las más de 300 maestras que concursaban, ni para los miembros de la Junta.

Al momento de requerir la documentación de Caroglio, representantes sindicales del cuerpo colegiado objetaron la intención de la senadora de trasladar su cargo, por entender que esta posibilidad estaba expresamente vedada por el Estatuto del Docente.

Foto: DGE

Miembros del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) que conforman la Junta, plantearon que los artículos 3 y 62 del decreto provincial 313/85 (firmado por el gobernador radical Santiago Felipe Llaver) impide toda posibilidad de que la docente Caroglio, en situación pasiva por reserva de puesto, pudiera optar por el traslado.

La resistencia

Foto: DGE

Lejos de obedecer una norma que conoce en profundidad por su experiencia sindical y política, la senadora, pretendiendo hacer valer su condición de privilegio, descalificó a los integrantes sindicales de la Junta Calificadora, acudió a sus correligionarios de la Dirección General de Escuelas, y abrió lugar a un papelón que la tuvo como protagonista central.

Las autoridades tuvieron que hacer uso del micrófono en más de una ocasión para aclarar a los presentes, evidentemente indignados, la situación de Caroglio, quien no ahorró escenas dignas del sainete criollo.

En un video (ver arriba) que se difundió ampliamente ayer por las redes sociales, se puede ver con claridad como la legisladora intentó arrebatarle el micrófono a una miembro de la Junta, mientras ésta explicaba que “las personas que están en un cargo político electivo no pueden realizar ningún movimiento estatutario”.

Varios recordaron en ese momento que no es la primera vez que la dirigenta radical actúa con intolerancia frente a docentes que expresan sus opiniones. Un episodio de naturaleza similar ocurrió en febrero de este año, en ocasión del acto de inicio del ciclo lectivo en la Nave Cultural. Como muestran las imágenes registradas por Canal 9 (ver video aquí) Caroglio increpó entonces a una supervisora que había cuestionado la política educativa del gobierno provincial.

“Perseguida” por la mayoría

Foto de archivo: Coco Yañez

Finalmente, durante el escándalo en la Escuela Hogar Eva Perón, la Junta Calificadora de Méritos de Educación Privada resolvió por mayoría rechazar el traslado de Caroglio, decisión que fue impugnada por la docente, quien se consideró una “perseguida política”.

EL OTRO intentó sin éxito comunicarse telefónicamente con la legisladora de Cambia Mendoza. Aunque, como es su costumbre, no aportó declaraciones a este medio, Caroglio difundió esta madrugada en su cuenta de Facebook un extenso texto en el que se situó como víctima de una supuesta “caza de brujas”.

Captura: Facebook | 9/10/2018

“HOY HE VIVIDO UN DÍA MUY TRISTE. Pero más allá de mi situación laboral, fue penoso sentir la persecución política y la discriminación violenta a la que me sometieron los miembros sindicales y gremiales de la Junta Calificadora de Primaria. En la cual ostentan la mayoría”, expresó Caroglio en el comienzo de su posteo.

Según la profesora, la intención de trasladar su cargo a la Escuela Hogar Eva Perón no está motivada por interés económico sino por una desinteresada vocación: “Amo mi carrera y el año próximo que culmino mi mandato, que es temporario, quiero trabajar en una escuela como esta, porque es un desafío para mí poder brindar todo lo que he aprendido durante estos años”.

Captura: Facebook | 9/10/2018
La hermana del gobernador se solidarizó con Caroglio en las redes.

Luego de explicar que se presentó ante la Junta Calificadora “como cualquier docente”, “sin privilegios”, Caroglio cuestionó que esta institución de la DGE la haya rechazado y ofreció su versión de los hechos: “Cuando fui llamada al escenario a optar comenzó la CAZA DE BRUJAS hacia mi persona. Los miembros sindicales y gremiales públicamente expresaron que no me correspondía optar por no estar ‘activa’ y los miembros del Gobierno y de la lista Independiente manifestaron que sí correspondía. En todo ese tumulto y momentos de zozobra y violencia, hubo un miembro sindical que me manifestó que yo era una vergüenza como docente y que era la madre del ítem aula. Que le daba asco mi persona. La abogada del SUTE, desde abajo del escenario, arengaba a algunos docentes gritando que no debía tomar traslado” (sic).

La pasión según Mariana

Foto de archivo: Coco Yañez

Caroglio lamentó haber pecado de “inocente” al ser objeto de una trampa. “Estaba todo armado para denostarme, maltratarme y juzgarme por mi función como legisladora. A los gritos, faltándome el respeto, y lo más grave aún, incumpliendo su papel de funcionarios públicos como Miembros de un Cuerpo Colegiado que debe ajustarse a derechos y dejar de lado animosidades políticas” (sic), planteó.

“Me crucificaron por querer volver a dar clases en una escuela que considero que necesita docentes que quieran comprometerse, porque COMO MI MADRE LLEVO LA DOCENCIA EN EL ALMA” (sic), denunció la dirigenta en tono apostólico, al tiempo que se comprometió a no bajar los brazos “ante los denostadores y maltratadores”.

Foto de archivo: Coco Yañez

“No quiero un país de gente temerosa a los que ejercen violencia como hoy me sucedió” (sic), reforzó la senadora que promovió con entusiasmo normas represivas que cercenan el derecho de huelga y criminalizan la protesta social, como la ley del ítem aula y el Código de Faltas, entre otras.

Resulta paradójico que una antiperonista confesa pretenda culminar sus días laborales en la Escuela Hogar Eva Perón, emblema histórico de un modelo social, político y cultural que Caroglio aborrece.

 

 

Sumate a la Comunidad

Senadora Caroglio: esta foto no está trucada

Teléfono para Caroglio: militancia radical en una escuela de San Rafael