El gobierno de Alfredo Cornejo decidió dar fin a los Centros de Actividades Infantiles y Juveniles (CAI y CAJ) y reemplazarlos por un programa que precariza aún más a sus trabajadoras y trabajadores.

Desde 2006 y 2011 los CAJ y los CAI funcionaron en Mendoza como espacios de educación y contención complementarios de las escuelas con una fuerte impronta social. Sin embargo, emplearon de manera irregular a trabajadoras y trabajadores de la educación, con la misión de contener a niñas, niños y adolescentes con actividades educativas formuladas, generalmente, a pulmón.

Con la llegada de la gestión de Jaime Correas a la Dirección General de Escuelas (DGE) los CAI y los CAJ dejaron de representar una prioridad y muchos desaparecieron sin más ruido que el de sus trabajadores que vieron precarizados sus derechos una vez más al ingresar al “Mendoza Educa”.

13072723_1207806742616112_1774330614825125949_oFoto: Coco Yañez

La DGE, en el programa “Mendoza Educa”, recibió proyectos educativos generados en las escuelas con presupuestos de entre $30.000 y $65.000 para cubrir todos los gastos correspondientes a los seis meses del segundo semestre de 2016, de acuerdo a lo planificado por las directoras, ya que ahora estos espacios complementarios son optativos.

En diálogo con el noticiero “En Marcha” de la Radio Central, Gabriela Jara, integrante de la “Asamblea de trabajadores CAJ-CAI” dio su versión de los hechos.

Según Jara los “Mendoza Educa” son “programas de vaciamiento de los que ya se venían desarrollando desde 2006 y 2011 (Coros Orquesta, CAI, CAJ, Conectar Igualdad), ya que los contenidos del nuevo espacio de formación son paupérrimos. A principio de año el Ministerio de Educación dio la oportunidad a cada provincia para que decidiera qué hacer con los programas nacionales que recibía, aquí decidieron meternos en este programa sin forma”.

14633280_10154533767349627_8752580892250800010_oFoto: Cristian Martínez
Archivo

“Correas dijo, el 4 de julio, que los 64 millones que se invertían en este programa venían a democratizar las escuelas lo cual es una gran mentira porque implicó que nuestras horas de trabajo valieran menos, que no pudiéramos continuar con los procesos pedagógicos que veníamos laburando y, además no les dieron tiempo a las directoras para generar proyectos educativos de calidad”, afirmó Gabriela Jara.

“Los contenidos de los “Mendoza Educa” son paupérrimos”

En torno a los pagos del “Mendoza Educa”, la docente explicó que los fondos que debían cubrir salarios desde el mes de agosto volvieron al ministerio nacional “por deficiencias administrativas” del Estado provincial. Las docentes aún no perciben los salarios en negro que provincia se comprometió a liquidar.

Jara confió, además, que actualmente se encuentran en un momento de análisis de la asamblea para unirse al Sindicato Unido de Trabajadores  de la Educación (SUTE), ya que ni siquiera pueden contratar como trabajadores monotributistas, dadas las magras sumas dinerarias que perciben a cambio de su trabajo y no tienen ninguna cobertura de aseguradoras riesgos del trabajo u obra social.

El 14 de noviembre la asamblea de trabajadores CAJ CAI se movilizará a puertas de casa de gobierno junto a otros espacios educativos en el marco de una jornada cultural en defensa de la educación.