Renunció Norma Corsino, directora de Educación de Gestión Social y Cooperativa. Es la segunda funcionaria, en menos de seis meses, que se aleja de la Dirección General de Escuelas.

Foto: Coco Yañez
Jaime Correas, director general de escuelas.

A principios de agosto de este año, Valeria Rómoli, directora de Educación Primaria renunció a su cargo y publicó una durísima carta contra la gestión del director general de escuelas, el violento Jaime Correas.

Rómoli justificó su alejamiento en la falta de articulación entre las direcciones de línea, críticas personales internas, ausencia de comunicación y desinterés hacia su gestión por parte de las autoridades de la DGE, y limitaciones a su capacidad de decisión.

Foto: DGE
Valeria Rómoli.

“Este cargo se ha transformado en un mero cargo administrativo, sin posibilidad de planificar políticas educativas tendientes a mejorar la calidad e inclusión educativa. La actual gestión de la Dirección General de Escuelas no ha logrado dar el salto de calidad esperado, continuando las políticas de prevención de problemáticas cotidianas, pero sin un plan claro de trabajo que permita transformar el sistema educativo mendocino”, denunció Rómoli al momento de pegar el portazo.

Hoy, otra importante funcionaria del gobierno escolar también decidió abandonar la administración provincial. Norma Corsino, directora de Educación de Gestión Social y Cooperativa, renunció a sus funciones para volver al llano, luego de haber ocupado ese cargo durante solo siete meses y medio.

Foto: DGE
Corsino (izquierda) en una de sus actividades de gestión.

Sin hacer declaraciones públicas, la exlegisladora radical apeló a “motivos netamente personales” para explicar su renuncia a la DGE. “Les agradezco el acompañamiento en esta etapa, el respeto, el trabajo en equipo, la responsabilidad y el cariño”, expresó en un mensaje de texto enviado a sus colaboradores más cercanos.

“Sin lugar a dudas, estar en esta Dirección ha sido una de las cosas más importantes que me ha pasado en mi vida profesional”, señaló la docente tupungatina, quien además agradeció al gobernador Alfredo Cornejo “por haberme conferido esta tarea”.

Por el contrario, la hasta ahora responsable de los Servicios de Educación de Origen Social (SEOS), no dedicó una sola palabra al director general de escuelas, con quien mantuvo una relación siempre tensa que la condujo a su prematura despedida.

 

Sumate a la Comunidad

La violencia de Jaime Correas confirmada en un fallo judicial

Jaimito, el desobediente