El ministro de Seguridad de Mendoza responsabilizó a la Túpac Amaru de la grave situación de inseguridad en zonas rurales de Lavalle. Gianni Venier comparó a la organización barrial que construyó 500 casas en ese departamento con los “sistemas de narcocriminalidad”. Si hay poca seguridad es porque “había organizaciones complicadas” señaló el funcionario de Cornejo, quien el año pasado recibió una prohibición judicial de acercamiento a su ex esposa por una denuncia de violencia de género.

Los sospechosos de siempre

Foto: Coco Yañez

Desde que asumió su cartera, el ministro de Seguridad, Gianni Venier, impulsó lo que en teoría jurídica se conoce como el derecho penal del enemigo. En esa línea, para este funcionario provincial existen entre la población mendocina personas que, por su pertenencia social, política económica o cultural, bien podrían calificarse como peligrosos y, por lo tanto, objeto de persecución penal específica.

Esta semana se conoció un video que registró una muestra más de ese discurso abiertamente discriminatorio del ministro de Cornejo. El audiovisual (ver abajo), que fue tomado el martes pasado en el anexo de la Legislatura provincial, da cuenta de un momento de discusión entre la diputada Carina Segovia y el titular de Seguridad, a propósito de la grave situación que viven poblaciones agrarias del departamento de Lavalle.

Mientras la legisladora lavallina le exponía al autor del nefasto Código Contravencional casos concretos de delitos, frente a “un Estado que no nos está cuidando en materia de seguridad”, un ofuscado Venier le respondió con una desopilante explicación centrada en el presunto rol antisocial de la organización barrial Túpac Amaru.

“Había una organización ahí (por Lavalle) donde indica que los sistemas de seguridad no estaban funcionado ninguno” (sic), intentó argumentar con dificultad el ministro y agregó de manera imprecisa: “Esa gente está procesada”, en alusión a los miembros de la Túpac que son sistemáticamente hostigados y perseguidos por un gobierno provincial que ha fracasado en demostrar supuestos hechos delictivos, ventilados ampliamente por los medios hegemónicos de comunicación, pero sin probanza legal suficiente en los estrados judiciales.

Foto: Gentileza

“¿Qué tiene que ver con la seguridad?” le respondió la diputada Segovia -visiblemente molesta- al abogado que, sin hacerse cargo de su responsabilidad por la desprotección de las y los lavallinos, insistió con el chivo expiatorio que explicaría todos sus males. Venier hizo mención a “organizaciones complicadas” que, en confabulación con el gobierno anterior, habrían minado el sistema y provocaron que hoy haya poca seguridad.

“Para que exista la Túpac Amaru tiene que haber una complicidad del Estado”, acusó el ministro y, apelando a “lo que está estudiado en todas partes del mundo”, lanzó una peligrosa asociación entre la organización comunitaria con los “sistemas de narcocriminalidad”. Solo le faltó, para reforzar su tesis de odio, acusar de terroristas a los militantes tupaqueros para configurar así al peligroso enemigo de la sociedad mendocina.

Foto: Coco Yañez

“Es una barbaridad”, repitió una y otra vez la legisladora Segovia, atónita ante lo que estaba escuchando, mientras sus colegas de la Cámara de Diputados permanecían impávidos o indiferentes frente a los graves dichos de Venier.

¿Y por casa cómo andamos?

Foto: Coco Yañez

Resulta cínicamente paradójico que el mismo funcionario que intentó dar cátedra en la Legislatura sobre las razones sociológicas del crimen, registre antecedentes judiciales por una denuncia de violencia de género presentada por su ex esposa.

Tal como reveló una investigación exclusiva de EL OTRO publicada en setiembre del año pasado, el Séptimo Juzgado de Familia a cargo de la Dra. Flavia Ferraro dictó una “prohibición de acercamiento y acceso” del Ministro de Seguridad de Mendoza hacia su cónyuge, “hasta tanto se demuestre que el contacto no es perjudicial”.

Copia de la resolución judicial | 3/9/18.
Fuente: Poder Judicial de Mendoza.

De acuerdo con las pericias obrantes en el expediente judicial, la denunciante presentaba “indicadores psíquicos compatibles con patología vincular y violencia de género de larga data”.

Pese a la gravedad de la presentación acogida por la Justicia, Cornejo respaldó públicamente a su ministro. A pocas horas de publicada la noticia, el gobierno de Mendoza difundió a través de sus medios afines un escueto comunicado con la intención de negar la situación de violencia de género, desacreditar a la mujer, sugerir la existencia de agresiones mutuas, y subestimar la decisión de la magistrada.

Foto: Prensa Gob. Mza.

La protección política del gobernador hacia Venier generó entonces reacciones inmediatas del movimiento feminista y de legisladoras de la oposición. Senadoras y diputadas provinciales denunciaron ante el Inadi que Cornejo incurrió en violencia institucional y discriminación por motivos de género.

Este diario consultó a fuentes judiciales para conocer el estado actual del caso Venier. Sin embargo, ninguna de ellas accedió a brindar información oficial.

 


 

“Mensaje mentiroso y estigmatizador”

Foto: Coco Yañez

Tras la viralización en las redes sociales del video de Venier, el Comité por la Libertad de Milagro Sala en Mendoza repudió el “mensaje mentiroso y estigmatizador del ministro de Seguridad”.

Algunos de los párrafos sobresalientes del comunicado difundido este miércoles:

Esperamos que el pueblo de Mendoza sepa valorar la gravedad e importancia que revisten los dichos del ministro Venier. Se trata de acusaciones prejuiciosas y estigmatizantes sobre parte del pueblo de Lavalle.

La conducta y manifestación del ministro demuestran que el Gobierno de Mendoza desea destruir de cualquier forma a una organización barrial y política que no tiene el mismo pensamiento que el gobernador Cornejo, alineado con el neoliberalismo nacional.

Lo que queda en evidencia en el actual contexto electoral es que el Gobierno pretende construir un relato de “inseguridad” a costa de la persecución que impulsa sobre la Túpac Amaru en Mendoza.

Este hecho debe ser repudiado por la oposición legislativa: la actuación ilegal y antidemocrática del ministro Gianni Venier, que lejos de velar por el bienestar los mendocinos, acusa arbitrariamente a personas inocentes y trabajadoras.

Está claro que Venier intenta esconder la ausencia de verdaderas políticas de seguridad para el pueblo a costa de la criminalización, estigmatización y persecución de una organización social y del municipio de Lavalle.

 

Venier, con prohibición de acercamiento por violencia de género

El gran fraude de la Túpac