Por Mariana Olguín | Cobertura especial para EL OTRO DIARIO
Fotos: Gentileza de Rolando Andrade

Los golpes de la derecha

En la actualidad las políticas neoliberales, antidemocráticas, patriarcales y racistas están azotando con mayor violencia a los pueblos de varios países latinoamericanos y del mundo. Más allá de los avances obtenidos durante más de una década por gobiernos progresistas en nuestra región, son varias las naciones golpeadas por la derecha, con el apoyo de los poderes fácticos, para arrebatar las conquistas obtenidas en favor de las grandes mayorías.

Todo un entramado de vínculos económicos, mediáticos y judiciales que generan una profunda crisis en América Latina y que nos lleva a un retroceso en derechos fundamentales para la vida humana y nuestro medio ambiente. Por ello, más allá de pensar en proyectos alternativos progresistas que reviertan la situación se considera fundamental la resistencia de los movimientos populares como una herramienta crucial para seguir transformando.

CLACSO: la Cumbre legitimada por los Pueblos

Es en este sentido que el Consejo Latinoamericano y Caribeño de Ciencias Sociales (Clacso) reunió durante dos días a investigadores, académicos, referentes de organizaciones políticas y sociales en el 1º Foro Mundial de Pensamiento Crítico que se realizó en el estadio de Ferrocarril Oeste en la Ciudad de Buenos Aires. Un encuentro señalado deliberadamente por medios hegemónicos como la “contracumbre” a la de los líderes del G-20, que se realiza en la misma ciudad pero cuya denominación fue rechazada contundentemente por varios/as oradores/as. “Esa es la contracumbre, porque no dialoga con el pueblo y nunca se ha puesto de acuerdo para resolver los grandes problemas de la humanidad” manifestó Pablo Gentili, el ahora ex secretario ejecutivo de Clacso.

Se trató de un Foro que no pasó inadvertido ya que tuvo más de 50 mil inscriptos/as y fue un espacio donde se generó el clima propicio para pensar y plantear nuevos desafíos, e incluso donde se invitó a referentes políticos y movimientos de la sociedad civil a intervenir en el pensamiento crítico y aportar mayor conocimiento desde la práctica cotidiana.

Transformar la realidad

La actividad enmarcada en la 8ª Conferencia Latinoamericana y del Caribe de Clacso contó con más de 20 paneles que abordaron diversos ejes temáticos sobre cómo construir pensamiento crítico necesario para analizar la realidad política, económica, social y cultural del mundo, pero sobre todo para empezar a transformarla. Asistieron más de 200 oradores/as del ámbito político partidario y del académico con masiva participación en las ponencias, entre las que se destacaron la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, la expresidenta de Brasil Dilma Rousseff, el expresidente colombiano y extitular de la Unasur Ernesto Samper, el vicepresidente de la República Plurinacional de Bolivia Álvaro García Linera, la excandidata a vicepresidenta de Brasil Manuela D´Avila, y Guilherme Boulos excandidato a presidente de esa misma nación hermana.

También fueron concurridas las ponencias de los intelectuales Edgardo Lander, De Sousa Santos e Ignacio Ramonet y referentes de movimientos populares, de derechos humanos y feministas de toda Latinoamérica como Juan Grabois del Movimiento de Trabajadores Excluidos (CTEP), Nacho Levy del Colectivo de Comunicación La Garganta Poderosa, Gerardo Hernández y Ramón Labañino dos héroes de Cuba, la antropóloga y feminista Rita Segato, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto, el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, entre otros/as.

El neoliberalismo, los gobiernos antidemocráticos y los gobiernos progresistas

Álvaro García Linera

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, fue uno de los expositores que más allá de pertenecer al ámbito político partidario se caracteriza por ser un brillante intelectual. En su ponencia se refirió al neoliberalismo actual: “a diferencia de los 80, cuando el neoliberalismo era una esperanza, ahora es un neoliberalismo zombi que solo moviliza odios y resentimientos”, y agregó: “estoy convencido de que no hay una amplia noche conservadora, liberal, racista, sino una oleada conservadora neoliberal con dos límites intrínsecos que está repitiendo las viejas recetas que hace 20 años fracasaron y ha perdido el norte y el horizonte de las fuerzas de derecha”. En este sentido, realizó un detallado análisis que debe ser tenido en cuenta por los gobiernos progresistas, reconociendo errores y virtudes: “hay que prepararse para la segunda oleada de gobiernos progresistas y de izquierda en el continente”.

Cristina Fernández de Kirchner

También la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en una de las exposiciones más concurridas manifestó que es necesario repensar nuevas categorías, algo que fue aplaudido por algunos/as pero que también obtuvo rechazo por parte de otros/as. “Debemos abandonar las categorías de izquierda y de la derecha y pensar en la de pueblo”, sostuvo la ex mandataria, en tanto que desde su punto de vista estas categorías funcionarían sólo para dividir el pueblo.

Cristina propuso: “tenemos que pensar en un frente social, cívico y patriótico en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por el neoliberalismo”. Al realizar un análisis de la coyuntura actual en la Argentina se refirió al gobierno de Mauricio Macri y manifestó: “tenemos un gobierno legal porque fue elegido por el voto pero no hay legitimidad porque las políticas no fueron convalidadas por nadie”. En tanto agregó que “hay que crear nuevas arquitecturas institucionales para preservar a la democracia”. Más allá de las redes, “la calle sigue siendo el escenario de la política y las grandes transformaciones del país”, destacó.

Chantal Mouffe y Larry Cohen

Por otro lado en una ponencia en la que se analizó el gobierno actual de Estados Unidos, la profesora de la Universidad de Westminster, Chantal Mouffe, sostuvo que “lo que estamos viendo ahora en el mundo es un contramovimiento de la segunda globalización neoliberal, que es una reacción de la sociedad que se protege de las consecuencias que genera”, y agregó: “esas resistencias pueden ser regresivas, que son las que llevan al fascismo, pero también pueden ser progresistas”.

También, Larry Cohen, presidente del Directorio de Our Revolution, consideró necesario construir un movimiento popular para luchar contra la discriminación, fomentadas por el presidente ultrarracista Donald Trump.

Dilma Rousseff

Acompañado al repudio de las políticas del gobierno de Donald Trump, hubo otra personalidad neoliberal que recibió el rechazo masivo de los/as asistentes al Foro Mundial de Pensamiento Crítico. Se trata del recientemente electo presidente de Brasil Jair Bolsonaro. Hacia él fueron todas las críticas, principalmente de la presidenta de Brasil, Dilma Roussef, quien llamó a “resistir y enfrentar al neoliberalismo y el neofascismo”. “Ahora Brasil entró en un camino muy trágico, porque corre el riesgo de salir de la democracia y entrar en un estado de excepción, en una variante de neoliberalismo la prisión de Lula es la manifestación más clara de autoritarismo despótico”, preciso Dilma.

Además, la dirigenta del Partido de los Trabajadores cuestionó el rol de la Justicia en el vecino país: “se usa para condenar, perseguir y prohibir a los líderes sociales más importantes del país”, en referencia a la violencia ejercida con la prisión de Lula Da Silva, en tanto manifestó que “quieren ahora destrozarnos, no solo al PT, sino también a todas las conquistas de organización del movimiento social del país”.

Por otro lado, la ex mandataria brasileña hizo referencia a la implementación de las nuevas tecnologías para la manipulación electoral “siempre las elecciones de Brasil dependieron de una estructura partidaria fuerte, de acceso a los medios de comunicación y de debates públicos. Pero en esta elección se creó un nuevo territorio de disputa, que prescindió de todo esto e hizo uso de las redes sociales” a las que acusó de haber sido utilizadas para favorecer a proyectos autoritarios provocando reacciones violentas.

Finalmente, Dilma fue optimista en su reflexión: “si tenemos un programa claro, si hacemos alianzas con todos los sectores dispuestos a actuar en esta dirección, podemos luchar contra el neoliberalismo”.

Ernesto Samper

En un claro llamado de atención a los gobiernos progresistas y partidos de izquierda, el expresidente de Colombia y exsecretario general de la Unasur, Ernesto Samper, sostuvo que “los partidos políticos se desconectaron de los movimientos sociales en América Latina”, a excepción de Argentina, por lo que considera una tarea a realizar indispensable la conexión entre ambos. “Tenemos unos poderes fácticos que están sustituyendo a los partidos que son los grupos económicos, los medios de comunicación, y los jueces que están puestos al servicio de estos poderes”, reforzó Samper aunque mostró optimismo hacia adelante: “alguien me dijo ayer que la izquierda debe dejar de hablar de sueños, yo creo que no se trata de cerrar la fábrica de sueños, sino de abrir un nuevo departamento para hacerlos realidad”.

El racismo también mata

Uno de los momentos de mayor resistencia al neoliberalismo y a los gobiernos antidemocráticos quedó expresado en el escenario del Foro cuando subieron decenas de brasileños, congoleños, afroamericanos, colombianos, con motivo del Día de la conciencia negra que se conmemora cada 20 de noviembre con el fin de repudiar todas las formas de racismo. La realidad de las personas negras se está volviendo cada día más peligrosa por gobiernos que fomentan políticas de odio.

“La democracia si quiere avanzar debe ser una superación del racismo, debe ser antirracista y con pensamiento crítico”, manifestó la profesora de la Universidad Federal de Minas Gearis, Nilma Lino Gomes, quien además fue ministra al frente de la Secretaría de Promoción de la Igualdad Racial de Brasil, durante el Gobierno de Rousseff. En un país donde el 54% de la población es negra y donde cada 23 minutos se mata a un joven negro “no basta con no ser racistas, sino que además tenemos que ser antirracistas” señaló una de las jóvenes investigadoras.

¿Es posible generar mayor igualdad desde la economía?

Ricardo Nasif | El Otro

“Nos preguntan si la economía puede ayudarnos a construir un mundo de iguales. La respuesta es sí, y nosotros lo hemos hecho desde un modelo económico de redistribución de la riqueza con el que conseguimos que tres millones de personas salieran de la pobreza”, fueron las palabras de la ex ministra de Desarrollo Productivo y Económico de Bolivia, Teresa Morales, quien además consideró que esos cambios podrían ser reversibles en el caso que no se realice un trabajo cultural, ideológico y político en la población que ha salido de la pobreza.

La ex funcionaria boliviana realizó un análisis para pensar el incipiente crecimiento de la clase media con ayuda de los gobiernos progresistas: “las personas una vez que se incorporaron a los sectores medios, si no hacemos este trabajo cultural y político, olvidan su origen, sus redes de sobrevivencia y se vuelven individualistas”.

Por otro lado, la situación de nuestros recursos naturales y los modos de producción fueron parte de otros debates del Foro Mundial. Más allá de las urgencias que encuentran los proyectos en las antípodas del neoliberalismo de revertir las medidas de gobiernos antidemocráticos, urge la necesidad de pensar sobre el modelo de extracción que realizan las multinacionales y que son avaladas bajo gobiernos incluso progresistas.

Uno de los pensadores que reflexionó sobre esto fue Edgardo Lander: “existe una modernidad colonial en el planeta que tiene que ver con el patriarcado, la monocultura y el antropocentrismo, que implica la noción de los seres humanos como dueños del planeta. Y me centro en esto no porque sea lo central, sino porque representa la amenaza más urgente y severa en relación a la vida del planeta”, y agregó: “no es compatible la defensa de la naturaleza con el extractivismo y los gobiernos progresistas continuaron alimentando esta maquinaria depredadora y la profundizaron”.

En la misma línea, el sociólogo y docente de Universidad Central de Venezuela, quien se mostró crítico frente al gobierno de Nicolás Maduro, manifestó: “estoy alarmado por la forma en la cual pensamos lo que está sucediendo con un pensamiento de la guerra fría, donde la culpa de los problemas siempre está en otra parte, y no pensamos qué responsabilidad tiene la izquierda, frente al resurgimiento de los gobiernos de derecha”.

La importancia de la movilización popular

En tiempos cada vez más agresivos para la población en cuanto a las medidas de gobiernos de derecha, muchos/as disertantes coincidieron en que la herramienta fundamental sigue siendo la lucha de los movimientos sociales, políticos, sindicales, estudiantiles, feministas, antirracistas, antiextractivistas,  entre otros.

“Sin la organización de las bases sociales ni el mejor de nuestros dirigentes puede avanzar, y con organización ni el peor gobierno neoliberal puede avanzar sobre los derechos, como lo hemos demostrado en estos últimos tres años de macrismo”, manifestó sobre la situación Argentina Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Por su parte, Joana Mortágua sostuvo “la única forma de que la historia no se repita es que haya resistencia. Creo que esa resistencia puede derrotar el fascismo, a la extrema derecha, pero para hacerlo hay que comprender el monstruo que tenemos delante, y después ver cómo podemos atacarlo”. “La solidaridad internacional y el levantamiento democrático popular, son dos componentes clave para enfrentar al fascismo, no porque seamos iguales, sino porque es una lucha común”, reflexionó la joven diputada del Bloque de Izquierda de la Asamblea de la República de Portugal

¿Qué periodismo necesitamos?

En un panel que se denominó “Derecho a la información, medios de comunicación y democracia” quedaron expuestos los intereses de los hegemónicos y el rol de los/las periodistas a nivel mundial, sobre todo en Latinoamérica, en promover la implementación de gobiernos antidemocráticos y sus intereses en varios países.

Ante la manipulación de información de la prensa dominante resultan necesarios espacios donde se pueda pensar en la comunicación como un derecho humano fundamental. Pese a las grandes adversidades, existen medios y proyectos comunicaciones que son portavoces de los movimientos populares y los sectores más golpeados por la realidad actual.

“Para nosotros el periodismo no se habla, se hace” sostuvo Nacho Levy, referente del Colectivo de Comunicación Popular La Poderosa, quién manifestó además: “hay que romper el pacto de silencio de militares, pero también de periodistas y de la academia”. “Si le tienen miedo al pueblo se dediquen a otra cosa” señaló en alusión directa a los/las trabajadores de la comunicación.

En tanto, Felipe Silva del medio Mídia Ninja de Brasil manifestó: “nosotros surgimos en un salto de conciencia, en un cambio simbólico y cultural muy fuerte, para visibilizar las luchas de la juventud de los sectores más pobres”. El periodista que forma parte del colectivo de comunicación popular que surgió durante la gestión de Lula Da Silva sostuvo: “hoy, más que un colectivo, somos parte de un ecosistema conformado por cientos de medios independientes que están cambiando la forma de hacer comunicación”.

En ese contexto se oyeron las palabras destacadas de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien sumó su crítica hacia los medios hegemónicos: “yo tenía un proyecto de vida muy burgués, pero era lo que yo había construido a partir de la lectura de Clarín, La Nación y La Prensa, que aún hoy nos siguen mintiendo u ocultando lo que pasa en el país”.

Estela disertó en el panel sobre Memoria y Derechos Humanos donde llamó a estar juntos para resistir y defender la democracia: “Nosotras no tenemos odio, lo que tenemos es un hacer de memoria, verdad y justicia, que no son tres palabras vacías sino que contienen la necesidad de hacer que se cumpla. Tenemos la democracia más larga de la historia, porque tenemos que llamarla democracia a esto que estamos viviendo, que es legal pero es ilícita porque comete acciones ilegales todo el tiempo, como reprimir o decir que se puede usar un arma”, indicó la presidenta de Abuelas.

Contra el patriarcado, contra el fascismo

Así se denominó el panel en el que se debatió la situación de los derechos de las mujeres y el rol que tienen los movimientos feministas ante un sistema patriarcal. El microestadio de Ferro quedó teñido de verde y fue masiva la participación de mujeres feministas de  latinoamérica. Allí, la antropóloga y feminista Rita Sagato manifestó que: “nos han vencido en la sociedad porque confiamos demasiado en el Estado porque hemos puesto todas las fichas de nuestras luchas en el campo estatal y nos hemos olvidado de la esfera comunal”. Sin embargo, remarcó que: “las luchas de las mujeres son centrales porque erosionan la plataforma de todos los poderes”.

El baile de la resistencia

Lula Libre, Marielle Vive, aborto legal seguro y gratuito, Ni una Menos, educación pública y rechazo al bloqueo económico de Cuba, son algunos de los reclamos constantes que se reiteraron durante todo el Foro y que fueron banderas de los diversos movimientos latinoamericanos presentes.

Sin duda el 1º Foro Mundial de Pensamiento Crítico dejó abierta la discusión sobre cómo empezar a cambiar la realidad de los pueblos. Tanto las alianzas políticas y estratégicas de gobiernos de izquierda y progresistas; como el levantamiento del movimiento popular democrático, son las herramientas que sentarán la base de alternativas posibles al neoliberalismo y las propicias para un futuro que favorezca mayor igualdad y bienestar para las mayorías.

Mientras tanto los pueblos que seguimos resistiendo la violencia, el racismo y el saqueo nos fuimos bailando con el ritmo popular de Miss Bolivia. Porque a pesar de todo, nunca destruirán la alegría.

 

Sumate a la Comunidad