A años luz de la “Pobreza 0” prometida por la Alianza PRO-UCR, el gobernador Alfredo Cornejo reconoció que el 35% de la población mendocina (casi 500.000 personas) no tiene los ingresos suficientes para acceder a la canasta básica total. Para el mandatario, el crecimiento económico, el empleo y la modernización del Estado son aspectos claves para salir adelante.

Foto: Archivo El Otro

 

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) difundió un informe sobre la pobreza en la Argentina que ubica a la provincia de Mendoza por encima de la media nacional.

Según el INDEC, Mendoza, con una tasa del 33,5%, está en peores condiciones que otros conglomerados urbanos como Formosa, Tucumán, Jujuy, La Rioja y Salta, entre otros.

No obstante estos datos nacionales, el gobernador de la provincia Alfredo Cornejo salió ayer a precisar la información, revelando números provinciales que reflejan una situación social mucho más cruda aún.

Foto: Cristian Martínez
Alfredo Cornejo

 

En base a estudios de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), Cornejo aclaró que en Mendoza la tasa es del 35%. La diferencia entre el INDEC y la DEIE, según el mandatario, se debe a que el organismo nacional sólo contabiliza el Gran Mendoza (como conglomerado urbano) y el Ejecutivo local evalúa el conjunto de la provincia.

“Nosotros lo publicamos en enero (de 2017), es en un estudio más profundo porque toma toda la provincia y da el 35%. Eso es lo que tenemos, en el interior los niveles de pobreza son inclusos superiores a los del Gran Mendoza”, afirmó el gobernador.

Foto: Archivo El Otro

489.600 mendocinos y mendocinas son pobres.

Sin ahondar en las causas de la pobreza y el deterioro social del último año, el gobernador subrayó -en declaraciones a la prensa-, que para modificar este lamentable cuadro hace falta que la economía crezca y se genere trabajo genuino.

Además, en su perfil de Facebook el mandatario vinculó este flagelo con la modernización del Estado. “Si no modernizamos los estados provinciales, difícilmente lograremos bajar la pobreza, mejorar la calidad de servicios públicos, mejorar la distribución del ingreso, de ser más competitivos económicamente y desde luego, de ser más armónicos socialmente”, sostuvo Cornejo.