En una suerte de metáfora de la gestión cultural de Diego Gareca, una gigantografía publicitaria del ciclo Música Clásica por los Caminos del Vino cubre parte de un mural del Museo a Cielo Abierto de Godoy Cruz, inaugurado por el mismo Gareca cuando era funcionario municipal.

Foto: Coco Yañez

Una sombra ya pronto serás

“Que se vuelva a pintar murales a Godoy Cruz y que Cornejo pueda seguir sin lastre”. La frase pareciera haber sido pronunciada por un opositor al gobierno de Alfredo Cornejo. Sin embargo, de acuerdo con el diario ultraoficialista MDZ, fue dicha por radicales que asistieron al Foro de Inversiones de Mendoza, el pasado 3 de marzo, cuando el estruendo de la caída de la grúa de la Vendimia recién comenzaba.

La cita lapidaria de fuente incomprobable, además de ser una síntesis de una operación mediática para preservar al gobernador y empujar al abismo al secretario de Cultura, intentaba limitar los éxitos pasados del malogrado Gareca sólo a la promoción de las pinturas callejeras durante su gestión municipal en Godoy Cruz.

El más pintado

Foto: Twitter Diego Gareca (2016)

 

En el ámbito cultural es casi unánime el reconocimiento hacia Gareca como el funcionario que implementó una política pública que transformó buena parte del paisaje urbano godoycruceño. Numerosos murales, que recogen una profunda tradición artística latinoamericana, comenzaron a poblar el espacio de la ciudad durante las intendencias de Cornejo (2007-2015). El entonces joven progresista, primero como director de Derechos Humanos y luego al frente de la cartera de Cultura, fue una pieza central de esa movida.

Tal dimensión cobró el muralismo local que el Concejo Deliberante de ese departamento sancionó por unanimidad, el 19 de noviembre de 2012, la Ordenanza Municipal N° 6.119, mediante la cual se declaró a Godoy Cruz “Museo a Cielo Abierto”, y se dispuso, en consecuencia, la creación de un “Registro de murales”.

Foto: Prensa Godoy Cruz
Histórico: al fondo, Gareca aguarda la aprobación de la Ordenanza 6119.
 

Al momento de la sanción de la Ordenanza la comuna contaba con 150 murales. En los años subsiguientes ese registro aumentó notablemente. Hoy son más de 440 las obras colectivas que reflejan temas y formas de la cultura popular en la calle.

Gareca vs Gareca

Foto: Achivo El Otro

 

La belleza se impone. En escasas situaciones los murales han sido manchados o atacados con mala intención. El año pasado, por ejemplo, una inquietante obra inspirada en la película Asesinato en el Senado de la Nación, ubicada frente a la Universidad Católica Argentina, fue cubierta con carteles publicitarios de una cerveza. Afortunadamente, el agravio se subsanó rápidamente, y en pocos días la Municipalidad los retiró.

Aunque el colmo de la “vandalización” se puede observar hoy mismo. En la avenida San Martín Sur de Godoy Cruz (a escasos metros del Centro Comercial Palmares) una empresa de publicidad -contratada por la Secretaría de Cultura- colocó una gigantografía de promoción del ciclo Música Clásica por los Caminos del Vino, tapando parte de un mural en homenaje a Roberto Fontanarrosa y Caloi, dos de los más valiosos humoristas gráficos de la historia argentina.

Foto: Coco Yañez

 

El contaminante visual, que partió al medio la obra del Museo a Cielo Abierto, es apenas una pieza de una campaña masiva de difusión, en la que el gobierno invierte cuantiosas sumas de dinero de los mendocinos, mientras aplica un severo ajuste en otras áreas de Cultura, y se dirime entre las pelopinchos del Le Parc, el incendio del ECA, siniestros vendimiales y una sucesión de desatinos.

Vaya paradoja: la gestión actual de Diego Gareca, tironeada por los intereses económicos de las empresas publicitarias, llega al límite de tapar con un cartel lo más valioso de su propia historia.