Mendoza -

Familiares de niñas y niños con autismo piden la prohibición del uso de pirotecnia en toda la provincia. Hoy solo seis municipios adhieren y una catarata de recursos de amparo amenaza con devolver la libertad comercial a los empresarios del rubro.

Imagen: Gentileza

La incesante lucha de los familiares de las niñas y niños con Trastornos del Espectro Autista (TEA), para que se prohíba la comercialización de pirotecnia, obtuvo algunos logros en los últimos meses. Cinco municipios se sumaron a la restricción del uso doméstico y ya son seis en la provincia. No obstante, hay 12 comunas que no han dado muestras de voluntad sobre el asunto y las tradicionales fiestas de fin de año se celebrarán como siempre, como si se estuviera en un campo de batalla.

En las descripciones usuales del TEA, se dice que la niña o el niño que lo padece busca una explicación a un mundo que le resulta agresivo y que hasta que no encuentra respuestas amables elige meterse en sí, como la mejor forma de seguir adelante. La violencia de ese mundo ajeno a veces trepa a niveles extremos y, en ese sentido, las fiestas de fin de año son el peor ejemplo.

Foto: Gentileza

“La pirotecnia sonora es perjudicial para nuestros hijos, debido a que poseen desorden sensorial, entre ellos el auditivo. Los estruendos causan todo tipo de reacciones como llanto, dolor, vómitos, debido a la alteración que se provoca en el sistema nervioso”, explica un comunicado de la Asociación Autismo Mendoza. El lema que han elegido para desalentar el uso en los lugares donde no está prohibido es “Más luces, menos ruido, #celebrásinpirotecnica”. La campaña este año llegó, como todos los años, a cada rincón de la provincia con el objetivo de conseguir concientización y que las fiestas sean más inclusivas.

“Muchos de nuestros niños tienen hipersensibilidad auditiva y es terrible pasar las fiestas. En mi caso, muchas veces he optado por no ir a las reuniones en otras casas o he llegado a llevarme una carpa para encerrarme con mi nena, taparle como pueda los oídos, refugiarla, pero casi es imposible por el nivel del ruido”, detalla Elisa Espina, quien es parte de la asociación Autismo Mendoza. El nivel y la persistencia de los estruendos pueden causar daños severos, “al no procesar esa información es muy común que aparezca la agresividad, hay niños que se autolesionan y después pasan varios días alterados, angustiados”, explica la mujer.

Imagen: Gentileza

Los miembros de la asociación con los que dialogó EL OTRO explicaron que aún mantienen la esperanza de que antes de fin de año más comunas adhieran a la prohibición del uso de pirotecnia: “Estamos manteniendo reuniones con la gente de San Rafael y esperamos pueda salir la resolución. Algunos intendentes han trabajado con celeridad, en Maipú la ordenanza salió rápido, en Godoy Cruz también, pero en otros municipios no hemos tenido la misma suerte. Las Heras y Guaymallén, por ejemplo, han dicho que recién para el año que viene podría salir”.

Las ordenanzas de los municipios que restringen la comercialización de pirotecnia, autorizan la utilización de la denominada pirotecnia fría, que es el uso de luces. En tanto, en varias de las disposiciones (Luján de Cuyo, Capital y Tupungato) se reserva “el uso de elementos pirotécnicos por el Estado municipal, provincial y nacional para actividades y eventos conmemorativos”.

La ley del más fuerte

A raíz de las disposiciones que prohíben la comercialización en las comunas de Luján de Cuyo, Tupungato, Tunuyán, Godoy Cruz y Capital, empresarios del rubro presentaron en las últimas horas recursos de amparo en la Justicia. Su argumento es que hay una ley nacional que permite la venta de estos productos. “La mercadería que traemos, como la que va a todo el mundo, viene de China y son productos que ya compramos y ahora no tenemos dónde comercializarla; yo pagué todos los impuestos por esto, no me dedico al mercado ilegal”, expresó el empresario Matías Abraham a diario Uno.

Imagen: Gentileza

El reclamo de los empresarios mendocinos encontró eco en la organización que los nuclea a nivel nacional. Según se supo en los últimos días, la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales solicitó una entrevista con el primer mandatario de la provincia, aduciendo que la prohibición de la venta afectaría una actividad que genera alrededor de 1.200 empleos permanentes y más de 60.000 empleos temporarios.

El ruido ensordecedor de la tradición le quita la alegría a miles de familias. Se estima que en Argentina hay 400.000 personas que padecen TEA, incluyendo a las que conviven con el síndrome de Asperger. Según las últimas estadísticas de los Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos indican que actualmente los Trastornos del Espectro Autista se le diagnostican a 1 de cada 68 niños.