Mendoza -

Trabajadores de la educación pública y privada se concentraron en la explanada de los tribunales provinciales para exigir a la Corte que declare la inconstitucionalidad del ítem aula.

Fotos: Coco Yañez

La pancarta pegada en una columna sintetizó el espíritu del reclamo en la sede del Poder Judicial de Mendoza. “Si hay Justicia no hay ítem aula”, rezaba una consigna escrita en colores sobre un papel afiche.

En los últimos días trascendió que la Suprema Corte de Justicia dictaría próximamente la sentencia sobre una demanda de inconstitucionalidad interpuesta por el SUTE contra el resistido adicional salarial. En ese contexto, el sindicato de trabajadores de la educación pública, en conjunto con el gremio de los docentes privados (SADOP), convocó a una “Jornada de desagravio” para expresar su oposición al “extorsivo” ítem, impuesto por el gobernador Alfredo Cornejo en el 2016.

Esther Linco Lorca (SADOP)

 

Sebastián Henríquez (SUTE)

La protesta realizada ayer en el Palacio de Tribunales convocó a distintas organizaciones sociales, sindicales y políticas, que sumaron solidaridad hacia las maestras y profesores mendocinos. Además, miembros del secretariado ejecutivo de CTERA viajaron desde Buenos Aires para apoyar el reclamo.

“Nos vamos a movilizar contra todos aquellos gobiernos del país, en cada una de las provincias, que quieran seguir a pie juntillas las políticas que imponen los organismos de crédito multilaterales”, expresó Guillermo Parodi de CTERA, quien además trazó un parangón entre la concepción neoliberal de la coalición gobernante, a nivel nacional y provincial, y la defensa del derecho a la educación por parte de los trabajadores. “La diferencia, entre todos estos gobiernos y nosotros, es que para ellos la educación y el conocimiento tienen precio y es un negocio, y para nosotros es un derecho social, un derecho al que no vamos a renunciar y un derecho por el cual vamos a estar peleando en la calle, construyendo el más amplio marco de unidad entre todas las organizaciones”, cerró el dirigente de la confederación nacional.

Guillermo Parodi y Alejo de Michelis (CTERA)

A su turno, Sebastián Henríquez advirtió que el futuro de los trabajadores de la educación no solo depende del fallo de la Suprema Corte respecto al ítem aula. “Tenemos que tener la capacidad de recuperar legitimidad social, porque si tenemos razón -y la tenemos- debemos instrumentar todas las herramientas posibles para derrotarlos a ellos, al gobierno, donde nos derrotaron a nosotros: en la batalla política, cultural, ideológica”, arengó el secretario general del SUTE desde las escalinatas del Poder Judicial.

Intentando desdramatizar la decisión del máximo tribunal judicial de la provincia, Henríquez insistió, ante la importante concurrencia, que “pase lo que pase acá, aquí no se define nuestro destino, se define cuando volvamos a las escuelas a decirle a nuestros compañeros que tenemos que ser más en la movilización siguiente, que tenemos que construir el paro nuevamente para pararle las escuelas al gobierno y salir a calle y ser los miles que tenemos que ser con los padres, los estudiantes y, tal como venimos construyendo, con todos los sectores de trabajadores”.