Gran parte de las y los trabajadores de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza se encuentran en un círculo vicioso de endeudamiento sin salida, y dependen de vales alimentarios para sobrevivir. Desde el Partido Obrero denuncian complicidad del sindicato de municipales con las políticas de precarización y flexibilización del gobierno de Rodolfo Suárez, que empuja a los empleados a un presente de indigencia y jubilaciones de miseria. Entrevista con Andrés Elías, concejal del PO.

Foto de archivo: Coco Yañez

Las deplorables condiciones salariales de los trabajadores de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza provocan que estos se jubilen con ingresos paupérrimos. “Los jubilados que estuvieron cuarenta años trabajando en la Municipalidad de la Capital cobran la mínima”, dice Andrés Elías en su despacho del Concejo Deliberante. En diálogo con EL OTRO, el edil del Partido Obrero explica las razones por las cuales quienes acceden a los beneficios previsionales sobreviven con ingresos de miseria.

Precarización y flexibilización laborales son las principales causas de la depresión de los haberes jubilatorios. “Hoy los jubilados municipales no pasan los $10 mil, porque ya no tienen los adicionales que cobraban, ni los tickets canasta que no son bonificables”, precisa Elías.

Foto: Coco Yañez
Andrés Elías.

Una parte significativa de los sueldos de los trabajadores de la Municipalidad se encuentra “en negro”. Estos adicionales no remunerativos ni bonificables quedan excluidos de los aportes y, por lo tanto, no son tenidos en cuenta a la hora del cálculo de la jubilación, la cual termina siendo notablemente inferior que el salario que se cobraba.

Dentro de estos extras informales que perciben las y los empleados en actividad se encuentran los vales alimentarios, los cuales representan entre el 10% y 20% del sueldo de bolsillo de cada trabajador.

El concejal Elías considera atroz que en la actualidad el intendente Rodolfo Suárez les pague al personal de la comuna con estos vales, y describe el carácter perverso de su utilización: “En Capital se cobran tickets canasta. Parecen de una época de la Argentina cuando se pagaba con cuasimonedas, como los patacones. Nosotros estamos en contra de estos tickets, porque no forman parte del salario, pero se da una contradicción con la realidad de los trabajadores. Hay municipales que están en la miseria absoluta, empleados que tienen todo el sueldo embargado, que se la pasan pidiendo fiado, yendo a prestamistas para llegar a fin de mes, pero aceptan los tickets canasta porque no se los pueden embargar, y ese es el reaseguro para ir a comprar comida al mercado”.

Al igual que los departamentos de Las Heras y Godoy Cruz, Capital paga sueldos con vales alimentarios. Los tres municipios radicales han contratado a Edenred Argentina S.A., empresa que distribuye tarjetas recargables sobre las cuales la Municipalidad acredita montos “en negro” para ser gastados por las y los empleados en algunos comercios adheridos.


 

La gran mayoría de los municipales de Capital están endeudados. De acuerdo con Elías, “hay gente que cobra $500, $1000 o $1500, porque está metida en préstamos que nunca termina de pagar”. La explicación de este fenómeno es sencilla: pérdida del poder adquisitivo de las remuneraciones, producto de las altas tasas de inflación y acuerdos salariales a la baja.

Para el concejal del PO, la ecuación de pobreza e indigencia por la que atraviesan los empleados del municipio más rico de la provincia, no sería posible sin la complicidad de la conducción del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Capital: “El sindicato es el que te presta la plata, es el que te manda a las financieras. La mayoría de los empleados municipales de más bajos recursos no puede acceder al crédito porque con sus bonos de sueldos no pueden garantizar la devolución de los préstamos. Entonces van a las ‘cuevas’ o al sindicato que los deriva a prestamistas”.

Foto: Municipalidad de Capital
Dugar Chappel.

La organización gremial de los municipales de la Ciudad de Mendoza está encabezada por Dugar Chappel, concejal de Cambia Mendoza y precandidato a intendente por la facción que conduce el dirigente del PRO Omar De Marchi.

Según Elías, la “dieta” de Chappel por sus funciones en el Concejo ronda $65 mil de bolsillo. De acuerdo a información oficial a la que pudo acceder EL OTRO, los ediles perciben alrededor de $14 mil en concepto de “tickets no remunerativos”. Sin embargo, en este caso, ese adicional, que también cobran los funcionarios de Suárez, cumple un papel absolutamente distinto al que se da en la situación de los obreros. El carácter no remunerativo permite, a quienes tienen altos ingresos, eludir el cobro del impuesto a las ganancias o disminuirlo significativamente. Además, la utilización de los vales favorece la reducción del “costo laboral” de la comuna, por la reducción de los aportes y contribuciones que no se deducen de estas sumas no registradas.

Foto: Seba Heras
Rodolfo Suárez.

Rodolfo Suárez, intendente de Capital y precandidato a gobernador por el cornejismo, impulsó a su sobrino Ulpiano Suárez para que sea quien lo suceda al frente del municipio. Chappel buscó negociar con su socio político espacios en las listas pero, tras diálogos frustrados, se lanzó como precandidato a intendente para forzar la interna de Cambia Mendoza, bajo el ala del postulante a gobernador Omar De Marchi.

¿Pero hay contradicciones de fondo entre Suárez y Chappel? Para el concejal Andrés Elías tales diferencias no existen: “Chappel es concejal radical y jamás votó en contra de lo que mandó Suárez al Concejo. Es parte del oficialismo, no es oposición, ni siquiera cuando presentamos reivindicaciones en favor de los trabajadores. Cuando hemos presentado proyectos para que se pague un doble aguinaldo o alguna ayuda para los municipales, que les permita compensar el poder adquisitivo que han perdido, Chappel ha votado en contra, poniéndose del lado del oficialismo”.

Foto: Coco Yañez

El concejal del PO denuncia el rol del dirigente gremial para que la política de precarización y flexibilización de Suárez sea posible: “Chappel destruyó la organización sindical que había, destruyó el cuerpo de delegados, cualquier fuerza que se le oponga la destruye. Históricamente en las elecciones municipales había tres o cuatro listas, con Chappel siempre hay lista única, se convoca en secreto a elecciones, no se entera nadie y siempre queda él”.

“Tampoco nadie participa de las paritarias, mantiene absoluto secreto, no se entera nadie, no hay ninguna consulta, no hay ninguna instancia democrática ni una asamblea para definir los reclamos. Muchos de los trabajadores se afilian al sindicato para poder acceder a préstamos que les permitan sobrevivir”, reforzó el edil del Frente de Izquierda.

Folleto de campaña para las próximas PASO.

El margen para la protesta es muy escaso dentro de la Municipalidad de Capital, donde se vive, según Elías, un clima de persecución y miedo: “La precarización laboral es un factor de extorsión muy importante. Ahora se hacen reuniones en dependencias municipales para que los trabajadores salgan a militar en favor del gobierno, bajo la amenaza de perder el contrato”.

Poco menos de la mitad de los trabajadores de la Municipalidad (47%) se encuentra bajo el régimen de contrato de locación de servicios, los famosos “contratos basura” surgidos en los años 90. Son empleados no registrados laboralmente y, por lo tanto, carecen de derechos mínimos, como estabilidad (pueden ser despedidos sin causa y sin indemnización en cualquier momento),  aportes patronales, pago de vacaciones, aguinaldos, licencias por enfermedad, etc. Además, los contratados deben pagar monotributo e ingresos brutos por trabajar.

Foto: Coco Yañez

Desde el Partido Obrero presentaron propuestas en el Concejo Deliberante que buscan mitigar la situación acuciante de los y las trabajadoras: “Presentamos el mes pasado un proyecto –señala Elías- para que se les pague un bono extraordinario de $12 mil a los empleados municipales, por todo lo que se viene perdiendo por la inflación y los tarifazos, y los escasos aumentos salariales que se calculan sobre un sueldo básico muy bajo. Nosotros planteamos que ningún municipal puede estar por debajo del índice de pobreza, y el sueldo municipal hoy está por debajo de los niveles de indigencia”.

Con la alianza intacta entre Chappel y Suárez, el concejal Elías no muestra demasiada esperanza en que el oficialismo se anime siquiera a aliviar la situación de las y los trabajadores, en un municipio que administrará este año dos mil setecientos millones de pesos.

 

Suárez paga sueldos con vales alimentarios