La Asociación de Ciclistas Urbanos de Mendoza denuncia el amedrentamiento por parte del intendente capitalino, por hacer públicos sus cuestionamientos a la política desarrollada en el ámbito del transporte ciclístico de la ciudad.

Foto de archivo: Seba Heras

En diciembre de 2016, el gobierno de la ciudad de Mendoza terminó de desmontar la ciclovía de la calle Juan B. Justo. Aquella decisión intempestiva del actual intendente Suárez, y contraria a un proyecto consensuado bajo el mandato de Víctor Fayad, desembocó en polémica. La crítica más contundente surgió de un colectivo de usuarios organizados en ACUM (Asociación de Ciclistas Urbanos de Mendoza), que con la firma de su presidente, Lucas Germán Burgos, hizo público su rechazo a la resolución oficial.

Aunque la opinión de la ONG propiciaba el debate de las políticas de transporte o “movilidad”, la respuesta del intendente Suárez fue tajante y agresiva: “son sectores minoritarios” y “fanáticos”, calificó.

Ricardo Nasif | El Otro
El intendente Suárez.

Pero Suárez no se limitó a describir las resistencias que provocaban su resolución: en febrero de este año envió una carta documento a Lucas Germán Burgos –presidente de ACUM y gestor ambiental- emplazándolo a ratificar o rectificar sus dichos por ser infamantes hacia su figura institucional.

La amenaza directa del pope radical se topó con el asesoramiento jurídico de los representantes de la organización social y el ridículo e ilegal embate del intendente redundó en silencio cauteloso. La carta fue contestada y no hubo más noticias, situación que ratificó la intencionada coacción del mensaje.

Tras el margen de prudencia que sugerían los letrados, pero en consonancia con los nuevos anuncios de inauguración de ciclovías, desde ACUM decidieron publicar sus disidencias con especial hincapié en la postura autoritaria del intendente.

En diálogo con EL OTRO, Burgos relativizó los beneficios de las nuevas obras: “están contando una verdad que no es. Nosotros nos tomamos el trabajo que solemos hacer: pedalearlas. Tenemos un conocimiento y una experiencia técnica porque somos el núcleo fundacional, somos todos profesionales en ambiente y nos tomamos el trabajo de recorrer esas obras. Y están muy lejos de lo que está diciendo esta propaganda oficial”.

“El pro bici es nuestro programa de incentivo a la bicicleta como medio de transporte sustentable. Fue creado en el 2009 por Lucas Germán Burgos, gestor ambiental y presidente de la acum”.

Además de asegurar que muchos medios de comunicación silencian estos debates porque están condicionados a la pauta publicitaria del municipio más rico de la provincia, Burgos apunta que “en Mendoza hay miedo a decir la verdad”.

Para el ambientalista, el apriete se relaciona con la estrechez estratégica de la gestión: “nuestros gobiernos no están capacitados para responder a las necesidades de la ciudadanía. Lo del sábado fue una obra con fines proselitistas que no cambia realidades de fondo. Desde 2013, venimos diciendo que la ciclovía de calle Necochea fue la última con criterios de movilidad y hace cuatro años que no se inaugura una ciclovía con una clara intención de transporte. Insisten ahora con el concepto de paseo”.

Foto de archivo: Seba Heras

El referente de ACUM sostiene que “hay obras paradigmáticas en esto: una es la ciclovía de Godoy Cruz que hizo Cornejo y otra es la de Juan B. Justo del ‘Viti’ (NdR: Víctor Fayad)”, a la par que testimonia que “la gente que está en provincia que hizo la ciclovía de Godoy Cruz reconoce que fue un error construirla ahí, porque tiene que ir en la calle: es incómodo, hay velocidades diferentes”, mientras que agrega que “eso se inauguró en el 2011. Seis años después, que no superen los criterios técnicos, habla de un atraso muy grande y eso no cambia por un par de semáforos nuevos que hayan puesto. Entonces ahí se desnuda esta falta de competencia y la arrogancia de no hablar con los que nos hemos especializado, que somos los usuarios”.