La trabajadora de prensa y delegada sindical Mariana Olguín fue despedida injusta y arbitrariamente el año pasado por las autoridades de Radio Nacional. Tras 14 meses de lucha sindical y judicial, la Justicia Federal en Mendoza ordenó la reinstalación de la periodista en su puesto de trabajo. “Este es un triunfo de la organización, la persistencia, la resistencia, contra el atropello, el abuso, la discriminación y la persecución gremial, política e ideológica”, destacaron desde el Sindicato de Prensa.

Foto: Cristian Martínez

Durante más de un año, Mariana Olguín fue privada de su fuente de trabajo, sus haberes y todos los derechos laborales y sindicales que por ley le corresponden. La decisión de tamaña arbitrariedad y discriminación fue impulsada por Gabriela Figueroa, titular de LRA 6 Radio Nacional Mendoza, durante el 2018.

Mariana, al igual que cuatro trabajadoras y trabajadores, se encontraba contratada de manera eventual y en condiciones de precarización laboral. Durante la gestión anterior, y en el inicio de la actual, el medio renovaba anualmente todas esas relaciones de trabajo. Sin embargo, el año pasado, por decisión de la dirección local de la radio, solo a Olguín se le comenzó a actualizar el contrato cada tres meses.

Foto de archivo: Coco Yañez
Gabriela Figueroa

El dato insoslayable es que la trabajadora fue previamente elegida por sus compañeros como delegada gremial, en representación del Sindicato de Prensa de Mendoza (SiPreMza), quedando a las claras que la restricción impuesta por Figueroa se trataba de un acto de discriminación e intento extorsivo, para limitar el ejercicio de los derechos gremiales establecidos en la Ley de Asociaciones Sindicales.

Ante los reclamos que el gremio efectuó, la directora de Nacional Mendoza argumentó que esta situación era un mero problema administrativo que se solucionaría en el corto plazo. Flagrante mentira que quedó en evidencia en octubre de 2017, cuando la funcionaria promovió la desvinculación ilegal de la trabajadora y representante sindical.

Foto de archivo: Cristian Martínez

SiPreMza realizó acciones gremiales para exigir la reincorporación de Mariana y, ante la negativa de la patronal, acudió al fuero federal de justicia. En mayo de este año, el Juzgado Federal N° 2 ordenó la restitución de la periodista. La empresa apeló la decisión, pero recibió el rechazo de la instancia correspondiente.

Con fecha 17 de mayo el juez federal subrogante Marcelo Garnica había resuelto “hacer lugar parcialmente a la medida cautelar peticionada por la parte actora, y en consecuencia, ordenar a Radio y Televisión Argentina S.E. (LRA 6 Radio Nacional Mendoza), reinstale a la Sra. Mariana Paola Olguín, en su puesto de trabajo, conforme al límite temporal del considerando respectivo”. Ese límite fue fijado por el magistrado en el término de seis meses, plazo en el cual deberá resolverse el fondo de la cuestión judicial planteada por el sindicato, entre ellos: la reinstalación definitiva y el pago de los salarios caídos.

El miércoles pasado la decisión del juez Garnica finalmente se convirtió en realidad. Mariana Olguín, acompañada por el abogado de SiPreMza, Adolfo Marengo, y miembros de esa organización, celebraron en la puerta de Radio Nacional Mendoza la vuelta de la trabajadora a su puesto. Acto de reparación que fue festejado con aplausos de compañeras y compañeros desde el interior de la emisora, mientras el rostro de Mariana desbordaba de sonrisa y emoción.

“Este es un triunfo de la organización, la persistencia, la resistencia, contra el atropello, el abuso, la discriminación y la persecución gremial, política e ideológica”, destacó Rodrigo Sepúlveda, miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Prensa, en diálogo con EL OTRO.

“Ha sido un proceso muy largo, muy tenso, de mucha disputa interna con la actual dirección de la radio, soportando todo tipo de amedrentamientos, de bajezas, de denuncias falsas ante el Inadi y la justicia penal”, recordó el exdelegado de la emisora, quien además subrayó: “La verdad que la Justicia lo que ha hecho es poner las cosas en orden, porque en realidad la que está en fraude laboral es la empresa con estos compañeros que hace años que trabajan, que son capaces y dedican su tiempo y su vida en hacer su tarea y, encima que cobran mugre, no se les reconoce como se debe profesionalmente. Siempre ha estado el reproche antes que el abrazo o el saludo por el buen trabajo desempeñado”.

“Esto es una conquista, un logro del sindicato, de Mariana que resistió 14 meses sin cobrar un peso. Ha sido una reparación muy importante para nosotros, para todo el colectivo de prensa, más en la situación que está viviendo el sector en Mendoza con despidos y ajustes en todos lados”, cerró Sepúlveda.

 

 

Sumate a la Comunidad

Figueroa se fue de boca

Funcionario de Mendoza sospechado de intento de femicidio