El rector Daniel Pizzi gastó más de $640 mil por los servicios de GoSchool, una aplicación digital de una sociedad anónima utilizada en los colegios de la Universidad.

Privatizar el sistema

Foto de archivo: DGE
Alfredo Cornejo.

En junio de 2015, en plena campaña electoral, Cambia Mendoza prometió que, en caso de conducir el gobierno provincial, implementaría un “sistema de gestión escolar digital” de una empresa privada. Según informó entonces Diario Uno, mediante una copia textual de un comunicado de la UCR, “los candidatos del Frente Cambia Mendoza, Alfredo Cornejo y Laura Montero, firmaron un acta compromiso de implementación del Sistema de Gestión Académico GoSchool”.

La aplicación mendocina, creada por los ingenieros en sistemas Lisandro Rábida y Ezequiel Prieto, brinda servicios de administración de legajos de docentes, no docentes, alumnos y padres; control de ausentismo de estudiantes y de presentismo docente; registro de sanciones y comunicados y seguimiento psicopedagógico.

Captura de pantalla - 12/2/11

 

Durante el compromiso de campaña firmado en la Universidad Nacional de Cuyo, el candidato Cornejo destacó que, con la futura incorporación de GoSchool, se ayudaría a “desarrollar una escuela adaptada a la realidad de los chicos, padres y docentes” en tiempo real, a la vez que el gobierno podría “monitorear el proceso de cada escuela, por departamento y en toda la provincia para hacer los cambios necesarios”.

Pizzi sin control

Foto: UNCuyo
Daniel Pizzi.

A casi tres años de la promesa del hoy gobernador Cornejo, la aplicación digital de gestión educativa todavía no llega a las escuelas mendocinas, aunque ya existen algunas experiencias en los departamentos de Godoy Cruz y Luján de Cuyo, gobernados por intendentes de la alianza UCR-PRO, y en la UNCuyo conducida por el correligionario Daniel Pizzi.

Según consta en los registros oficiales de la universidad pública, el rector Pizzi autorizó en 2017 el pago de $ 457.128 a GoSchool S.A., por el “servicio de plataforma de gestión académica contratado para los Colegios de la UNCuyo”, vinculación que continúa en 2018 con un canon fijo de $38.094 por mes.

Resolución 3064 - 17/8/17

En todos los casos, las resoluciones de erogaciones firmadas por Pizzi adoptaron el carácter de “reconocimiento de legítimo abono”, es decir la autorización de pagos con posterioridad a la contratación del servicio, sin previa licitación que garantice un proceso transparente y la competencia libre de proveedores.

“Según la normativa vigente, estos servicios deben adecuarse a las pautas establecidas en el Régimen de Contrataciones de la Administración Nacional, por tanto es necesario el llamado a licitación pública o concurso público”, advierte en cada una de las resoluciones la Dirección de Asuntos Legales del Rectorado. Aunque la asesoría letrada aconsejó que el rector pague las facturas de GoSchool en “forma excepcional”, en los hechos estas “excepciones” se prolongaron durante 17 meses consecutivos, convirtiéndose así en una regla de violación de las normas de contratación estatal que, de no mediar el obligatorio llamado a licitación pública, continuará sin límites.

Información sensible

Imagen: Facebook GoSchool

La plataforma GoSchool funciona con éxito en los colegios de la UNCuyo. Alumnos, alumnas, docentes, padres y madres interactúan en computadoras, tablets y celulares para conocer las calificaciones de las asignaturas, inasistencias, sanciones y próximos exámenes. La información personal circula en tiempo real en la web. Pero, ¿será confidencial?, ¿no hay peligro de que datos tan sensibles puedan ser usados para otros fines?, ¿hay control de algún organismo oficial sobre el funcionamiento y la seguridad del sistema?

En los “Términos y Condiciones del Servicio GoSchool”, la empresa garantiza la confidencialidad de la base de datos que administra, sin embargo reconoce que puede ser vulnerada. “GoSchool asume la responsabilidad en caso de violaciones -de su parte o del personal a su cargo- al deber de confidencialidad. También responderá en caso de que existan filtraciones y se probare que las mismas resultaron por causa de ellos o del personal a su cargo y se generaren daños al colegio, sus alumnos o padres como consecuencia de las mismas”, establece la sociedad anónima en una de las cláusulas del contrato.

 


Leer más:

¿Vamos aclarando el panorama?