Yo, el mejor de todos

Cornejo recurrió nuevamente a un discurso egocentrista, sin autocrítica, agresivo y centrado en el orden como su logro fundamental.